Factor

2019: Buen año para la producción renovable europea que favoreció la bajada de los precios

miércoles, 08 de enero de 2020 | Mercados

 

El año 2019 fue un buen año para la producción solar y eólica europea pues aumentó en todos los mercados. La demanda eléctrica disminuyó en todo el continente. La conjunción de estos factores, así como la disminución de los precios del gas y el carbón, favoreció el descenso de los precios de los mercados eléctricos.

 

Producción solar fotovoltaica y termosolar, producción eólica y demanda eléctrica

En el marco de la transición energética que atraviesa el continente europeo, el incremento de la potencia instalada de energía solar, principalmente fotovoltaica, conllevó a que en 2019 la producción solar fuese superior a la de 2018 de forma general. El mercado español fue el que más avanzó en términos absolutos, superando en 2,2 TWh el registro anual del año precedente. En el mercado de Portugal, la producción superó por primera vez el terawatt hora y el aumento fue del 27%. Los incrementos en el resto de los mercados estuvieron entre 1 TWh y 2 TWh, entre los cuales Alemania tuvo el crecimiento porcentual más discreto de Europa, que fue del 2,5%.

Entre los datos destacados, estuvo la subida de la producción solar en el mercado francés en todos los períodos mensuales o superiores, respecto a 2018. Alemania se mantuvo siendo el país que mayor parte de la demanda cubre con energía solar, que en 2019 representó un 8,7% de la electricidad consumida. Se implantó un récord de producción horaria en el caso de España, que se comenta más adelante. En todo el continente europeo, marzo fue el mes de mayor aumento de la generación con energía solar en 2019 respecto al mismo mes de 2018. En cambio, en mayo se registró el mayor retroceso interanual de la producción solar de Europa.

El 2019 tuvo a Alemania como su mejor exponente del continente en cuanto a la producción eólica, nuevamente por encima de los 100 TWh anuales, alcanzando los 123 TWh, que representaron un aumento del 14%. Los mercados de Francia e Italia fueron los de mayor crecimiento respecto a 2018, del 22% y 21% respectivamente. La generación procedente de esta fuente renovable fue superior en 2019 en todos los mercados europeos respecto a la del año anterior.

El mes de mayor incremento de la producción eólica en comparación con 2018 fue julio. Sin embargo, en septiembre llegó a duplicarse interanualmente la producción de Portugal. El único mes donde la producción eólica de Europa fue menor a la de 2018 fue agosto.

En cuanto a la demanda eléctrica del último año, fue más baja que la de 2018 de manera uniforme en todo el continente europeo. Donde más decreció durante 2019 fue en el mercado alemán, que tuvo una variación del -4,6% respecto a 2018. El menor descenso se produjo en el mercado italiano, siendo de un 0,5%.

Entre los países que mayor parte de la demanda cubrieron con estas renovables estuvo Alemania, donde el binomio de eólica y fotovoltaica ocupó el 34% de la electricidad consumida. Ese resultado fue seguido por España y Portugal, donde para satisfacer la demanda se empleó un 27% y 28% de estas tecnologías renovables respectivamente.

 

España peninsular, producción fotovoltaica, termosolar y eólica

La fotovoltaica fue uno de los temas más importantes del sector eléctrico español durante 2019, y como mencionábamos anteriormente, marcó récord de producción horaria de más de 4 GWh en julio, y de producción mensual en agosto con 964 GWh. Esta tecnología, en combinación con la termosolar, permitió que la producción solaranual de España peninsular durante 2019 se incrementara en un 19%.

La producción eólicaespañola también registró cifras importantes durante el último año, entre ellas un récord de producción eólica punta de 17 388 MWh el 12 de diciembre. En 2019 la producción eólica mensual fue superior de manera interanual en 8 de los 12 meses del año y totalizó un incremento anual del 7,9%.

La potencia instalada de fotovoltaica cerró el 2019 con más de 7800 MW, que representó un aumento del 66% respecto a lo instalado a finales de 2018, según datos de Red Eléctrica de España (REE). En cuanto a la energía eólica, al menos 1600 MW fueron sumados al parque eólico español durante 2019, y finalizó el año con más de 25 200 MW de potencia instalada.

Por otro lado, la demanda eléctricadisminuyó un 1,8% el último año, que al corregir los efectos de temperatura y laboralidad equivale a una caída del 2,8%. Un dato curioso es que la diferencia interanual entre los meses de 2019 y 2018, solo fue positiva en los inicios de cada semestre, en los meses de enero y julio.

La energía nuclear fue la que más aportó el pasado año al mix energético de España, con un 22% del total, seguida por el 21% de la eólica y el 21% de los ciclos combinados. Particularmente, la producción con ciclos combinados fue la que más creció respecto al año anterior, aumentando un 94%. En el otro sentido, la producción con carbón sufrió la mayor disminución, alcanzando un 69% menos que en 2018. La generación con energía hidráulica retrocedió esta vez un 28%, después de llegar casi a duplicarse el año pasado.

 

Fuente: El Periódico de la Energía