Factor

Al Gore duda que Trump retire a EEUU del acuerdo contra cambio climático

lunes, 27 de marzo de 2017 | Adaptación

El ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore se muestra optimista y cree que hay motivos para la esperanza. La percepción sobre los efectos del cambio climático ha evolucionado en los últimos años y la sociedad está más involucrada en lo que él denomina "una revolución sustentable". Incluso, ha calado en varios republicanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, que están ahora entre el grupo que pide atender las consecuencias del cambio climático. Con todo ello, Gore consideró que "hay una posibilidad real de que el presidente Donald Trump decida no retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático. Hay un debate en marcha".

Para el político, sin embargo, el éxito del movimiento dependerá de la población, cada vez más concienciada en la necesidad de atender la emergencia climática, pese a los cambios políticos en Estados Unidos, afirmó . 

Más allá de las políticas de Trump, Gore advirtió que varios estados, como California, y ciudades de Estados Unidos están apostando por el uso de energías renovables, incluso de una forma más ambiciosa que los lineamientos planteados durante la administración del ex presidente Barack Obama. El año pasado, 75% de la capacidad energética instalada en ese país correspondía a tecnología solar y eólica.

El activista afirmó que junto a la población, el mundo empresarial está también comprendiendo las ventajas de abandonar los combustibles fósiles, especialmente tras el abaratamiento de la tecnología, que hace que producir electricidad a partir de la energía solar sea menos costoso que las fuentes tradicionales. 

"Estamos en una revolución sustentable que se mueve a la velocidad de la tecnología. La madre naturaleza nos está gritando y la gente la está escuchando", mencionó sobre los desastres ambientales que se han registrado en los últimos años debido al clima, antes de recordar que cada año se reporta como el más cálido desde que se tiene registro.

Una situación que también estaría detrás de algunos de los conflictos sociales y guerras que se desarrollan actualmente en el mundo. El político mencionó que "antes de que las puertas del infierno se abrieran en Siria", entre 2006 y 2010, 60% de las granjas del país fueron abandonadas tras una sequía asociada al cambio climático. Además, más de un millón de personas emigró a las ciudades, que ya albergaban a los refugiados de la guerra de Irak, y varios reportes habían alertado de la posibilidad de un estallido social, caldo de cultivo para la guerra civil actual.

Ante el panorama, el político insistió, sin embargo, que existe la tecnología para ganar la batalla. "La pregunta es qué tan rápido la vamos a ganar", destacó.

 

 

Fuente: Expansión