Factor

Arias Cañete avisa de que pondrá límite a los subsidios que da España a la quema de carbón

viernes, 10 de febrero de 2017 | Mitigación

"En España no somos conscientes de que vamos a una transición energética sin precedentes y que hay que descarbonizar totalmente la economía antes de 2050". El comisario de Energía de la UE, Miguel Arias Cañete, se pronunció ayer con bastante rotundidad respecto al apoyo que sigue dando el Gobierno español a la industria del carbón. Calificó las ayudas que está dando a las centrales térmicas –como la de Teruel– para quemar carbón autóctono de "subsidios" y anunció que la Comisión Europea va a endurecer el control sobre el reparto de estas subvenciones.

Según explicó, la propuesta de Bruselas es que ya no sea competencia de España decidir cómo reparte ese dinero, sino que la estrategia la marque la UE. Así, informó que la postura actual de la Comisión Europea es que "las necesidades de capacidad de reserva no serán a tipo nacional, sino a nivel europeo". Es decir, que todo apunta a que España ya no podrá justificar que necesita mantener un porcentaje determinado de producción de carbón como energía de reserva sino que será la UE quien lo establezca. "Hasta ahora cada gobierno daba sus pagos", explicó el comisario europeo.

Además, Arias Cañete resaltó que la Comisión ha decidido que "se limiten" las ayudas que se dan a las centrales térmicas cuando superen un determinado nivel de emisión de CO2.

La clave está en captar el CO2

El exministro de Medio Ambiente español explicó que la política de la UE no se dirige contra el carbón, sino solo contra sus emisiones. El problema es que ambos conceptos van unidos, al menos de momento. "Si queremos seguir generando energía con carbón después de 2050, debemos tener una tecnología de captación del CO2 del carbón", expresó.

Arias Cañete reconoció que en realidad esa tecnología ya existe, pero al nivel actual aún hace inviable económicamente las explotaciones. "Estoy seguro de que podemos conseguir que sea comercializable", confió.

 

 

Fuente: El Heraldo