Factor

Así es el nuevo PNIEC de España: aumentan las inversiones a 241.000 millones y reducirá aún más las emisiones

jueves, 23 de enero de 2020 | Mitigación

 

El Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico acaba de iniciar el proceso de participación pública para el borrador del Estudio Ambiental Estratégico del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030. Dicho borrador incluye Borrador actualizado del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 con las distintas modificaciones que ha hecho la Secretaría de Estado de Energía basadas en las recomendaciones que le propuso la Comisión Europea.

Entre los principales cambios del nuevo PNIEC, el Ministerio ha incrementado las inversiones que supondrán el plan, pasando de los 236.000 hasta los 241.000 millones ahora. Es decir, 5.000 millones más.

Lo llamativo es que anteriormente el 80% de la inversión se dedicaría a renovables y eficiencia, pero ahora, las distintas partidas han cambiado radicalmente.

En el primer borrador del PNIEC, el reparto era de esta forma:

– Ahorro y eficiencia: 37% (86.476 M€)
– Renovables: 42% (101.636 M€)
– Redes y electrificación: 18% (41.846 M€)
– Resto medidas: 3% (6.166 M€)

Y ahora, las cifras han cambiado radicalmente a favor de redes y electrificación:

  • Ahorro y eficiencia: 35% (83.540 M€)
  •  Renovables: 38% (91.765 M€)
  • Redes y electrificación: 24% (58.579M€)
  • Resto medidas: 3% (7.528 M€)

Ahora según el Gobierno, las renovables no necesitarán tanto dinero para conseguir el objetivo de 42% de renovables en energía final para 2030 y un 74% de la generación eléctrica. Son 10.000 millones menos que junto a los 3.000 millones menos que se dedicarán a ahorro y eficiencia irán a redes y electrificación, que suma 18.000 millones más (hay que sumar los 5.000 millones de más del plan actualizado).

Atendiendo al origen de las inversiones, una parte sustancial de la inversión total la realizará el sector privado (80% del total), asociada principalmente al despliegue de las renovables, redes de distribución y transporte, y gran parte de las medidas de ahorro y eficiencia. El resto la llevará a cabo el sector público (20% del total), en actuaciones asociadas al fomento del ahorro y eficiencia energética, la movilidad sostenible y el cambio modal. En el caso las inversiones del sector público una parte provendría de fondos europeos.

Gracias a ello, los datos económicos cambian, tampoco de manera sustancial. Así, ahora el PIB (respecto al escenario sin Plan) aumentaría entre 19.500 y 25.700 millones de euros al año a lo largo de la década, lo que representa un aumento del 1,8% en 2030. Además, el impacto sobre el empleo (respecto al escenario sin Plan) sería de 253.000-348.000 empleos netos (empleo anual no acumulado), lo que representa un aumento del 1,7% en 2030.

 

Mix eléctrico a 2030

El Gobierno ha realizado una serie de cambios en el mix eléctrico de cara a 2030 respecto al primer borrador. De esta manera, los principales cambios son que suman unos 3.000 MW de solar fotovoltaica hasta superar los 39 GW, y desaparece por completo el carbón, cuando en el primer borrador dejaba la puerta abierta a que hubiera unos pocos cientos de MW.

Este es el mix que propone en el nuevo PNIEC: prevé para el año 2030 una potencia total instalada en el sector eléctrico de 161 GW, de los que 50 GW serán energía eólica; 39 GW solar fotovoltaica; 27 GW ciclos combinados de gas; 15 GW hidráulica; 9 GW bombeo; 7 GW solar termoeléctrica; y 3 GW nuclear, así como cantidades menores de otras tecnologías donde destacan los 9 GW de bombeo y los 2,5 de almacenamiento con baterías.

Se ha pasado de 157 GW a casi 161 GW en total, por lo que el principal cambio procede de un aumento en la fotovoltaica, pero también le da un poco más de vida a la cogeneración donde en el primer borrador dedicaba únicamente 3 GW para 2030 y ahora lo deja en 3,6 GW. Mantiene la previsión para eólica y termosolar, y también para la nuclear donde respeta lo acordado entre las eléctricas y Enresa.

 

Reducción de emisiones

Otro de los capítulos donde se ha producido un cambio notable es en el objetivo de reducción de emisiones. En el primer borrador el objetivo marcado era de una reducción de emisiones de CO2 del 21% frente a los niveles de 1990. «Las medidas contempladas en el presente borrador actualizado del Plan permiten lograr una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 23%, respecto a 1990. Esto supone pasar de los 340,2 millones de toneladas de CO2 equivalente (MtCO2-eq) emitidos al finalizar el año 2017, a los 221,8 MtCO2-eq en 2030. En otras palabras, se retira una de cada tres toneladas de CO2 equivalente entre el momento actual y 2030. Proporcionalmente, es un esfuerzo de mitigación de emisiones muy superior al objetivo actual de la Unión Europea del 40% para 2030 y se encuentra plenamente alineado con la horquilla 50-55% al que se dirige la Unión». dice el documento.

Como se puede ver, el mayor esfuerzo en la reducción de emisiones se realizará en el sector eléctrico y en el transporte. Mientras que la industria, el petróleo, la ganadería o la agricultura no lo harán tanto. El sector residencial sí realizará esfuerzos pero sin llegar a los del sector eléctrico y transporte.

 

Fuente: El Periódico de la Energía