Factor

Así se evitarían los «cambios catastróficos» para los océanos

lunes, 29 de julio de 2019 | Mitigación

El océano se calienta un 40% más rápido de lo que se preveía, según un grupo de expertos, que ha propuesto ocho medidas urgentes para evitar «cambios catastróficos» para los océanos de aquí a diez años.

El mencionado grupo de expertos del Programa Internacional para el Estado del Oceáno de las Naciones Unidas alerta en un artículo científico de que, si no se toman medidas en los próximos diez años para detener el daño que está ocasionando un ritmo sin precedentes de calentamiento climático y otras actividades humanas, el resultado podría ser catastrófico para el funcionamiento del océano mundial y se pondrían en peligro ecosistemas vitales, perturbando la civilización humana.

«Estamos presenciando un incremento en la temperatura, las perturbaciones y la acidificación del océano, un incremento de las invasiones biológicas y la eutrofización, así como una reducción de los niveles de oxígeno. Algunos de estos fenómenos actúan como un trinquete: una vez que los cambios negativos se han producido, puede ser que se instalen de forma permanente y ya no sean reversibles, especialmente a la gran escala que suponen los procesos biológicos oceánicos», subrayan los autores.

Las conclusiones son formuladas por un equipo multidisciplinario de oceanógrafos y expertos en derecho, política y finanzas, que ha analizado y sintetizado 131 artículos científicos revisados por homólogos sobre cambios oceanográficos, de los cuales, 120 han sido publicados en el último lustro. El objetivo era evaluar los cambios que se están produciendo y la consecuencias de no hacer nada. La evaluación «Ocho pasos fundamentales y simultáneos necesarios para restablecer la salud del océano, y las consecuencias del retraso o la inacción para la humanidad y el planeta», se ha publicado recientemente en la revista Aquatic Conservation.

Así, el artículo advierte de que una menor productividad de la cadena trófica marina, la menor capacidad de almacenar carbono, la reducción de los niveles de oxígeno y la posible liberación a la atmósfera del calor almacenado figuran entre una multitud de cambios, ya en curso o documentados como posibles, en un océano mundial «brutalmente asediado por la actividad humana».

Sin embargo, añade que hay que realizar ocho acciones «prioritarias al unísono para evitar que se produzcan las peores situaciones hipotéticas» para el océano, incluidos cambios potencialmente irreversibles.

Estas medidas pasan por abordar «rigurosamente» el calentamiento global, limitando el incremento de la temperatura a 1,5ºC para finales de siglo; aunque aplicando, también, medidas orientadas a un posible incremento de 2 o 3 grados centígrados.

En segundo lugar, piden proponer una moratoria a la minería de aguas profundas durante la reunión anual de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA), la cual podría perturbar los depósitos de carbono de los sedimentos marinos y reducir la capacidad del océano para absorber CO2 y mitigar la emergencia climática actual. En la actualidad hay 29 licencias de exploración, y el área de interés comercial para la actividad minera se estima en más de 4 millones de kilómetros cuadrados (mayor que la superficie terrestre total de los principales 20 países de la Unión Europea).

El grupo de expertos también considera urgente aprobar un Tratado de Alta mar «sólido» que cuente con una Conferencia de las Partes y un comité científico; reformar los derechos de voto en organismos internacionales, como la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, para evitar que los intereses particulares socaven el principio de precaución.

También aboga por que se respeten las normas de las áreas marinas protegidas y lograr proteger al menos el 30% del océano y garantizar una gestión «eficaz» para evitar los efectos adversos en el cien por cien del océano.

Otra de las medidas pasa por acabar con la sobrepesca y las prácticas pesqueras destructivas, incluida la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada; reducir radicalmente la contaminación de las aguas marinas (por fertilizantes, aguas residuales y plásticos); proporcionar un mecanismo de financiación para la gestión y la protección del océano y gravar fiscalmente las actividades no sostenibles, así como intensificar la investigación científica.

El documento final del Programa Internacional para el Estado del Oceáno (IPSO) refleja, pues, que el calentamiento del océano se acelera y se produce de media un 40% más rápido que lo estimado por los expertos de las Naciones Unidas hace cinco años; que el calentamiento de las capas superiores está alterando el clima mundial de las olas e incrementando la fuerza del oleaje.

También observan indicios de que el océano podría estar empezando a liberar parte de la energía térmica almacenada, lo cual podría contribuir a unas subidas de temperatura significativas a nivel mundial en los próximos años y advierten de una «alarmante tendencia» a niveles decrecientes de oxígeno en el océano y el hielo se funde más rápido de lo previsto, con el correspondiente aumento del nivel del mar y sus «consecuencias catastróficas».

El análisis del IPSO se adelanta al primer informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático centrado exclusivamente en el estado del océano y la criósfera, previsto para septiembre de 2019, y también llega antes de una CoP de Naciones Unidas sobre el clima, programada para diciembre, que se espera que centre su atención en la importancia del océano dentro del contexto de la emergencia climática.

 

Fuente: ABC