Factor

Así será la Hoja de Ruta del Hidrógeno en España: 4 GW de renovables para electrólisis en 2030 y la creación de un sistema de garantías de origen

jueves, 30 de julio de 2020 | Mitigación

 

El hidrógeno ‘verde’ está de moda en medio mundo. Y España no iba a ser menos ya que este vector energético se va a convertir en uno de los principales protagonistas de la transición energética. El Gobierno está preparando la Hoja de Ruta del Hidrógeno, cuyo objetivo es relanzar el hidrógeno verde o renovable.

La nueva Hoja de Ruta del Hidrógeno se marca tener 4 GW de potencia instalada de electro?lisis con fuentes de energía renovable en 2030. Esta cifra representa un 10% del objetivo marcado por la Comisio?n Europea para el conjunto de la UE. Bruselas ha presentado este mes su estrategia sobre el hidrógeno, que se basará fundamentalmente en hidrógeno de origen renovable.

La Hoja de Ruta del Hidrógeno cuenta con 57 medidas que abarcan todo el espectro, desde el punto de vista regulatorio, hasta la formación, la I+D+i o los distintos usos del hidrógeno, ya sea residencial, industrial o en el transporte.

Es en estos ámbitos donde realmente puede haber grandes avances para que el hidrógeno sea un protagonista en el proceso de descarbonización de aquí a 2050. Según el borrador de la Hoja de Ruta, otro de los objetivos es que un 25% del consumo de hidro?geno industrial sea de origen renovable en 2030.

En la actualidad, la industria es el principal usuario de hidro?geno en Espan?a, con un consumo en torno a 500.000 toneladas anuales, fundamentalmente producidas a partir de gas natural. En este caso, la sustitucio?n por hidro?geno verde representa una oportunidad para la descarbonizacio?n del sector, que adema?s puede incorporarlo a nuevos segmentos.

 

Transporte pesado

En cuanto al transporte se refiere, el hidrógeno también puede ayudar a la descarbonización, sobre todo en aplicaciones que encuentran mayores dificultades mediante soluciones ele?ctricas, como puede ser el caso del transporte pesado de mercanci?as por carretera, el ferroviario en li?neas no electrificadas o la aviacio?n.

De esta manera, la Hoja de Ruta prevé que para 2030 haya una flota de al menos 150 autobuses; 5.000 vehi?culos ligeros y pesados; y dos li?neas de trenes comerciales propulsadas con hidro?geno renovable.

Asimismo, y para hacer viable estas medidas en movilidad limpia, será necesario crear una red, como sucede con los puntos de recarga para el vehículo eléctrico. Por ello, el Gobierno cree que debería implantarse una red con un mi?nimo de 100 hidrogeneras y maquinaria de handling propulsada con hidro?geno en los cinco primeros puertos y aeropuertos del país. 

En la actualidad, en España existen tres estaciones para recarga de hidrógeno, una en Ciudad Real, otra en Albacete y otra en Huesca. Y se están construyendo otras cuatro, en Sevilla, Madrid, Zaragoza y Huesca, lo que harán un total de siete estaciones en España.

 

Sistema de GdOs

Una de las sorpresas del borrador de la Hoja de Ruta del Hidrógeno es la creación de un sistema de garantías de origen (GdOs). El objetivo es asegurarse que el hidro?geno se ha producido a partir de energi?a 100% renovable y no con gas natural como se hace ahora.

Además, se pretende impulsar la I+D+i con el hidrógeno como protagonista. Para ello, el Gobierno pretende reforzar el papel del Centro Nacional del Hidro?geno como institucio?n pu?blica de referencia. El CNH2 participa en el innovador proyecto MACBETH financiado por la Unión Europea (H2020) con aproximadamente 16,6 millones de euros.

El Gobierno va a lanzar próximamente este borrador y está previsto que esté quince días a información pública para que los distintos actores del sector puedan presentar sus alegaciones a esta estrategia.

 

España y la UE

Esta Hoja de Ruta del Hidrógeno en España acompaña la que será la gran estrategia lanzada desde Bruselas. Según adelantó este diario, un total de 11 TSOs de gas natural pretenden crear una gran red transeuropea del hidrógeno, y en la que España sería uno de los grandes protagonistas.

Estas compañías prevén que, a partir de mediados de la década de 2020, se irá desarrollando gradualmente una red troncal de gasoductos que alcanzará los 6.800 km de longitud en 2030 y que conectará los llamados «valles de hidrógeno» (centros de suministro y demanda).

La creación de esta red tiene un coste estimado de entre 27.000 y 64.000 millones de euros, lo que supone un coste reducido en el contexto general de la transición energética europea. Se estima que el coste nivelado –que incluye todos los costes a lo largo de la vida útil del proyecto- se situará entre 0,09-0,17 euros por kilogramo de hidrógeno por cada 1.000 km, lo que permitirá transportar el hidrógeno de forma coste-eficiente a través de largas distancias por toda Europa.

En España, la mayoría de la red de hidrógeno procedería de la actual infraestructura de transporte de gas natural que ya posee. Así donde están situadas las grandes regasificadoras (Coruña, Gijón, Bilbao, Barcelona, Valencia, Huelva) se crearán clústeres industriales además de Madrid, Puertollano o Zaragoza.

A la altura de Guadalajara aproximadamente estaría previsto que haya un potencial almacenamiento de hidrógeno a través de un acuífero.

Además, se realizarían tres grandes obras nuevas de infraestructuras para conectar aún mejor la red. Consistiría en resucitar la interconexión con Francia a través de Cataluña, el conocido como MidCat, pero ahora del hidrógeno.

La gran obra sería crear un gasoducto que fuera desde A Coruña hasta el almacenamiento por Guadalajara. También sería necesario conectar Gijón con Bilbao así como conectar la red mediterránea con la del norte a través de Zaragoza.

 

Fuente: El periódico de la energía