Factor

Bruselas quiere que toda la cadena alimentaria pague la transición ecológica

viernes, 22 de mayo de 2020 | Mitigación

 

La comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, explicó que la estrategia “De la Granja a la mesa” debe obligar no solo a los agricultores y ganaderos de la UE, sino a toda la cadena alimentaria en la transformación hacia una política más sostenible.

“Toda transición tiene un coste, pero más alto sería el coste de no abordar la situación”, indicó la comisaria, que detalló los principales puntos del ambicioso plan presentado el miércoles por la Comisión Europea para avanzar hacia una producción y consumo de alimentos más respetuosos con el entorno.

“Hay que asegurar que ese coste es compartido entre toda la cadena alimentaria”, dijo la comisaria, para quien la estrategia tiene como primer objetivo “promover que los ciudadanos tengan acceso a alimentos sanos y nutritivos”.

Bruselas cree además que esta transformación es una “oportunidad económica“ para todos los eslabones de la cadena y que “producirá más ganancias, creará valor añadido y reducirá costos”, según indica el documento que contiene el plan.

La comisaria dijo al presentarlo que es el primero en la historia de esa institución que pretende hacer más sostenibles todas las etapas de la producción alimentaria.

Entre otros objetivos, plantea reducir para 2030 el uso de fertilizantes y pesticidas en la agricultura y de antibióticos para el ganado, así como mejorar el bienestar animal.

Kyriakides subrayó que la idea es que “antes de la adopción de cualquier acción legislativa” en ese ámbito, se lleven a cabo “los estudios de impacto correspondientes”, como han pedido las organizaciones de productores.

 

Agricultores y ganaderos

La comisaria dijo que es consciente de las “preocupaciones” que la estrategia plantea a los productores, muy afectados en estos momentos por la crisis del coronavirus.

“Hemos trabajado duro en los últimos meses” para paliar ese impacto, añadió, en referencia a las medidas de apoyo al sector adoptadas o pendientes de recibir luz verde por parte de las instituciones europeas.

La intención es “no dejar a nadie de lado” y “compensar” a todos los productores y otros operadores de la cadena alimentaria “que inviertan en la transición” hacia un modelo sostenible.

La Política Agrícola Común (PAC) permitirá dar un apoyo a través, por ejemplo, de los planes ecológicos o “eco-esquemas”, subrayó la comisaria.

 

Dieta saludable

A los fabricantes, procesadores y al comercio minorista se les alentará a impulsar la elección por parte del consumidor de alimentos saludables y sostenibles.

Para ello, prevé en particular introducir un etiquetado armonizado en la parte delantera de los envases de los alimentos y poner en marcha iniciativas para estimular la reformulación de los productos y restringir la promoción de alimentos ricos en grasas, azúcares y sal.

Según la comisaria la crisis del coronavirus ha puesto de relieve la importancia de contar con sistemas alimentarios resistentes y de una seguridad alimentaria por el vínculo entre la salud, los ecosistemas y la cadena alimentaria.

También consideró fundamental “llevar una vida saludable”, dado el impacto del coronavirus especialmente sobre personas obesas o con patologías previas.

La estrategia apuesta por incitar a los europeos a consumir productos más sanos y a promover la búsqueda de fuentes alternativas de proteínas, procedentes de plantas, algas o insectos.

La comisaria confía en que la nueva estrategia sea aprobada por el Consejo (los países de la UE) y el Parlamento Europeo “de aquí a finales de año”, y después habrá que concretar las acciones, cuya puesta en marcha se producirá de manera gradual a lo largo de los próximos años. 

 

Fuente: EFEVerde