Factor

Cambio climático es una amenaza existencial, insiste Samoa en la ONU

lunes, 25 de septiembre de 2017 | Adaptación

El primer ministro de Samoa, Tuilaepa Sailele Malielegaoi, reiteró en la Asamblea General de la ONU que el cambio climático representa una amenaza existencial para la humanidad, advertencia recurrente de los Estados insulares en ese foro.

'El cambio climático, al igual que otros desafíos globales, cruza las fronteras sin dificultades y no respeta soberanías ni discrimina entre ricos y pobres, Sus consecuencias son devastadoras para todos, incluyendo para quienes lo niegan', afirmó en el debate de alto nivel de la Asamblea, que celebra este jueves su tercera jornada, de las seis previstas.

De acuerdo con el mandatario, se trata de un fenómeno que Samoa y sus vecinos del Pacífico están obligados a vigilar de manera perpetua.

'Recientemente hemos sufrido en nuestras islas catástrofes naturales que han destruido a países enteros, generando mucho dolor y retrasando las economías por años. Esto lo sabemos bien por experiencias que se han repetido en el pasado', señaló.

Malielegaci llamó la atención sobre lo difícil que resulta para las naciones más vulnerables recuperarse de eventos extremos, una situación que también alertó hoy en la Asamblea General el presidente de Haití, Jovenel Moise.

Los pequeños Estados insulares llevan años aprovechando cada foro de las Naciones Unidas para convocar a una respuesta efectiva contra la amenaza del cambio climático.

El primer ministro de Nauru, Baron Divavesi Waqa, destacó el Acuerdo Climático de París, pero recordó que la humanidad está bien lejos de su meta de mantener el incremento de las temperaturas por debajo de los dos grados centígrados, 1,5 de ser posible, respecto a los niveles preindustriales.

Waqa lamentó que las personas en diversas partes ya lidien con las súper tormentas, los patrones irregulares de las lluvias y las olas de calor.

'Ya están aquí con nosotros y se pondrán peor en el futuro', subrayó.

Los reclamos de las pequeñas naciones son claros, un compromiso con el Acuerdo de París, el apoyo a los más vulnerables con recursos financieros y tecnologías renovables y el apego al principio de las responsabilidad comunes pero diferenciadas, porque al fin y al cabo, los pobres están sufriendo las consecuencias de acciones que enriquecieron a otros.

 

 

Fuente: Prensa Latina