Factor

Cambio climático podría traer sequía a la Amazonia, entre otros efectos negativos

lunes, 07 de mayo de 2018 | Adaptación

De acuerdo a un reciente estudio publicado en la revista Nature Climate Change, el cambio climático podría traer sequía a la Amazonia pero más cantidad de lluvias al Pacífico y a bosques africanos.

Los investigadores descubrieron que la forma en que los bosques tropicales interactúan con los niveles atmosféricos incrementados de dióxido de carbono podría alterar los patrones de lluvia, resecar la selva amazónica y aumentar las precipitaciones en los bosques de África e Indonesia.

“Hemos encontrado que los cambios a gran escala en las precipitaciones pueden atribuirse, en parte, a la forma en que los bosques tropicales responden a la sobreabundancia de dióxido de carbono que los humanos emiten a la atmósfera, particularmente sobre bosques densos en el Amazonas y en toda Asia”, explicó en un comunicado James Randerson, científico de la Universidad de California y autor principal del estudio.

Saturación y desequilibrio

Los árboles tienen aberturas en la parte inferior de sus hojas llamadas estomas, que se abren y cierran para regular la cantidad de dióxido de carbono que absorbe un árbol y la cantidad de vapor de agua que libera. Cuando hay más dióxido de carbono en la atmósfera, los estomas no necesitan abrirse tanto, y por lo tanto liberan menos vapor de agua. Básicamente, la sobrecarga de CO2 en el ambiente causa una especie de “confusión” en los árboles.

Los investigadores utilizaron modelos climáticos para analizar cómo el aumento de los niveles de dióxido de carbono interactuaría con los bosques para cambiar el clima en varios continentes.

Descubrieron que la selva amazónica corre el mayor riesgo hasta ahora registrado de sufrir sequía, así como la consiguiente mortalidad de sus bosques debido al aumento del dióxido de carbono. A medida que los estomas en el Amazonas liberan menos vapor de agua, se formarán menos nubes sobre el bosque. Esto significará que el vapor de agua del Océano Atlántico no tendrá nubes preexistentes con las que vincularse, y en su lugar volará sobre el bosque hacia los Andes.

Sin embargo, no se prevé que este efecto ocurra en otros bosques tropicales. Los científicos creen que los bosques de África y las islas de Malasia, Papua Nueva Guinea e Indonesia registrarán un aumento de las precipitaciones, debido a que la humedad reducida aumentará las temperaturas sobre las islas en relación con el aire del océano circundante, lo que producirá una mayor humedad de los sistemas oceánicos.

 

 

Fuente: La Red 21