Factor

Cataluña prevé recaudar 450 millones con un tercer impuesto a cada coche

lunes, 07 de octubre de 2019 | Mitigación

La tasa, que se suma a Matriculación y a Circulación, se basa en las emisiones de CO2 de turismos y vehículos comerciales.

La Generalitat continúa con la consulta pública de su anteproyecto de ley de modificación de la Ley 16/2017 por la que se pretende introducir un impuesto nuevo que grave las emisiones de CO2 de los vehículos de tracción mecánica, tanto turismos como comerciales. Con él y junto al de Matriculación y Circulación, los vehículos pagarían tres impuestos en Cataluña.

Según las cifras expuestas a consulta pública la Generalitat prevé recaudar para sus arcas con este impuesto 22,9 millones en 2020, 142,5 en 2021, 148,4 en 2022, y 136,9 en 2022. En total, en los próximos cuatro años el erario catalán se embolsaría 450 millones netos.

Según las tablas que maneja la Generalitat, en consonancia con el baremo impositivo del actual impuesto de Matriculación, los turismos que estén por debajo de 120 gramos de CO2 por kilómetro estarían exentos del pago de la tasa.

Los que se encuentren entre 120 y 140 gr/km pagarían un canon de 0,55 euros por gramo homologado; los que se sitúen entre 141 y 160 gr/km de emisiones abonarán 0,65 euros; los que estén entre 161 y 200 gr/km, 0,8 euros; y los que superen los 200 gr/km de CO2 tributarán a razón de 1,1 euros por gramo. En cuanto a los vehículos comerciales quedarían exentos los que están por debajo de 130 gr/km de dióxido de carbono y pagarían 30 céntimos de euros a partir de 131 gr/km de CO2.

 

MÁS RECAUDACIÓN

El dueño del vehículo pagaría más. De salir adelante, el impuesto penalizaría directamente a los propietarios de vehículos que pagarían a partir de 66,55 euros si emiten más de 121 gr/km de CO2.

Con estas tasas, un coche que emita 121 gr/km pagaría 66,55 euros al año como puede ser el caso de un Nissan Qashqai con el motor de gasolina de 140 caballos y acabado básico. Pero si usted tiene en su garaje un Lamborghini Aventador S Roadster, que homologa 394 gr/km de CO2, abonaría 433,4 euros por sus emisiones...

Las comunidades autónomas son las que gestionan el impuesto de Matriculación, mientras que las locales administran el de Circulación. El Tribunal Constitucional ha dado la razón al Gobierno de la Generalitat en cuanto a que puede legislar en este aspecto pues es un tributo transferido por el Ministerio de Hacienda.

 

148 MILLONES DE EUROS EN IMPUESTOS

Según los datos de la memoria de anteproyecto de ley presentado por la Generalitat ese sería el importe máximo anual que se recaudaría por este nuevo tributo y lo haría en el ejercicio 2022.

Además, reclaman que queden exentos del pago de esta futura tasa los vehículos de hasta cinco años y que todos los ingresos que se embolsaría la Generalitat de Catalunya estuvieran destinados al rejuvenecimiento del parque. En el anteproyecto de ley hay un fondo climático que no deja claro si esta recaudación iría destinada al achatarramiento del parque. Y según el anteproyecto, todos los vehículos de tracción mecánica estarían sometidos al tributo.

De salir adelante, la nueva tasa penalizaría la propiedad de un vehículo, según el sector. De ahí que insistan en que puede que muchas flotas de alquiler de vehículos y de empresas se vayan fuera de Cataluña para tener un tipo impositivo menor. La medida se anunció en marzo de este año y podría provocar según fuentes del sector la pérdida de hasta 40.000 ventas.

En lo que va de año, se han vendido en Cataluña 131.000 turismos nuevos, un 8,2% menos que en el mismo período de 2018. Eso supone solo ocho décimas más que la caída global del 7,4% del total de las matriculaciones en España.

 

Fuente: El Mundo