Factor

Científicos indican que la Amazonia podría dejar de ser selva y convertirse en sabana

jueves, 27 de febrero de 2020 | Adaptación

 

Los incendios, la deforestación y el cambio climático son las tres principales razones que identifican los expertos cuando se refieren a la devastación de la selva amazónica. Un estudio reciente señala que podría llegarse pronto a un punto de inflexión en el que el ecosistema cambie drásticamente.

El 2019 marcó un punto histórico para la selva amazónica. Tras varios meses de incendios incontrolables, el aumento de la deforestación y el incremento del cambio climático los científicos se empezaron a preguntar cuánto tiempo falta para que el pulmón del mundo llegue a un punto de inflexión y cambie por completo el ecosistema que hasta el día de hoy conocemos.

En un reciente estudio de la revista Nature los científicos señalan que más temprano que tarde la selva amazónica podría convertirse en un ecosistema seco. Los expertos explican que si esto llega a pasar, a causa del fuego, la deforestación o la reducción de lluvia, se transformaría drásticamente las grandes regiones del Amazonas en un ecosistema parecido al de una sabana.

Carlos Nobre, investigador del clima de la Universidad de São Paulo, señaló hace dos años que la gran selva suramericana podría estar mucho más cerca del punto de inflexión, es decir un cambio de estado abrupto, si solo se llegara a cortar del 20% al 25% de los bosques. En diciembre de 2019, los investigadores volvieron a repetir la advertencia. Actualmente, se ha perdido por deforestación cerca de un 15% de la Amazonas. "Si la mortalidad de los árboles que vemos continúa durante otros 10-15 años, entonces el sur de la Amazonía se convertirá en una sabana", dijo Nobre a Nature.

¿Cuáles serían las consecuencias de esto? Según los expertos ese cambio drástico causaría la emisión de miles de millones de toneladas de dióxido de carbono a medida que los árboles mueran, la vegetación se queme y los patrones climáticos sigan alterados.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con estas afirmaciones. Para Paulo Brando, un ecólogo tropical de la Universidad de California, se podría requerir más deforestación para llegar realmente a un punto crítico. Lo cierto es que nadie tiene certeza de en cuánto tiempo será, "estamos jugando una ruleta rusa ambiental", señaló.

Durante el Panel de Ciencias para la Amazonia, celebrado en septiembre del año pasado, la comunidad científica se comprometió a hacer un riguroso seguimiento del estado de salud de la selva tropical y esperan entregar los resultados de la evaluación para este año. Por ahora, lo que se sabe es que algunos han advertido que el bosque pronto podría convertirse en un ecosistema seco. Otros, por el contrario, afirman que esos pronósticos aún carecen de evidencia.

Lo cierto es que, sea a favor o en contra, todos tienen claro que la situación del Amazonas ya es lo suficientemente grave. “Es un momento muy difícil para quienes conocen, aman y trabajan en la Amazonía", dijo a Nature Eduardo Góes Neves, arqueólogo de la Universidad de São Paulo, Brasil.

 

Fuente: El Espectador