Factor

Cinco tendencias que reducirán las emisiones globales en 2021

lunes, 01 de febrero de 2021 | Mitigación

 

El cambio climático realmente alcanzó la cima de la agenda para las materias primas en 2020. Ni siquiera el colapso de la demanda provocado por el coronavirus podría detener el creciente enfoque global en abordar las emisiones de carbono. En todo caso, la pandemia puede haber dado a los productores de energía y metales una idea de los desafíos que se avecinan en un futuro con bajas emisiones de carbono. Sin duda, destacó la necesidad de modelos de negocio y economías resilientes.

En todo el mundo, las empresas y los gobiernos han mejorado sus compromisos netos cero. Se han fijado objetivos ambiciosos. El precio del carbono se ha acelerado. Y las energías renovables han ganado en importancia en las carteras de muchas empresas de petróleo y gas y como fuente de energía para la minería.

¿Cómo se acumulará este impulso en 2021? ¿Qué tendencias ganarán más tracción y tendrán el mayor impacto en las emisiones? 

1. La COP26 centrará la atención en los compromisos climáticos

El Acuerdo de París de 2015 requería que los signatarios se comprometieran con objetivos climáticos nacionales reforzados (contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) cada cinco años. Como resultado, emisores importantes, incluidos el Reino Unido, la UE y Canadá, se comprometieron a alcanzar las emisiones netas cero para mediados de siglo, e implementarán  sus políticas en 2021.

Sin embargo, con menos de la mitad de los signatarios que han presentado las NDC requeridas para finales de 2020, ahora todos los ojos estarán puestos en aquellos que aún deben declarar sus objetivos. El escrutinio se intensificará antes de la 26ª Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático de la ONU (COP26), que se celebrará en Glasgow en noviembre.

2. Innovación tecnológica ayudará a reducir las emisiones en la industria extracctiva

El mayor uso de energía renovable ayudará a reducir las emisiones de carbono en la producción de metales. Además, esperamos ver pequeños pasos en la sustitución del parque de flotas de camiones mineros con motor diésel por alternativas eléctricas.

Por el contrario, los desarrollos tecnológicos para reducir las emisiones posteriores en la producción de metales se mantendrán a escala piloto. Los productores intermedios se centrarán en cambio en la eficiencia operativa y un mayor uso de chatarra para reducir las emisiones.

Mientras tanto, los productores de petróleo y gas buscarán abordar las fugas de metano y reducir la ventilación y la quema, ambas ganancias a corto plazo con un impacto positivo potencialmente significativo.

3. Los requisitos de presentación de informes aumentarán

El Grupo de Trabajo para Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima (TCFD), formado en la COP21, proporciona recomendaciones para informar a las partes interesadas sobre el riesgo relacionado con el clima de una empresa. Desde su publicación en 2017, cerca de 1.500 organizaciones se han adherido a las directrices del TCFD de forma voluntaria, con muchas empresas de recursos naturales a la vanguardia. En 2021, el Reino Unido se convertirá en el primer país en exigir la divulgación relacionada con el clima para todas las empresas que cotizan en bolsa (así como importantes empresas privadas registradas a nivel nacional).

4. Las credenciales ecológicas se convertirán en un punto de venta para los productos básicos.

El año pasado, la ‘intensidad de las emisiones’ surgió como un diferenciador competitivo tanto para el GNL como para los productos metálicos. Esperamos que esta tendencia hacia una ‘prima verde’ se extienda a otras materias primas en 2021.

Es probable que el impuesto fronterizo al carbono esperado de la UE, junto con medidas similares ante el Congreso en Estados Unidos, favorezcan los productos de bajas emisiones. Si se aprueba, estas regulaciones podrían empujar a otras economías a implementar mecanismos similares. Esto impulsará el mercado de productos básicos ecológicos.

5. Las empresas de energía y minería desinvertirán y diversificarán para gestionar el riesgo de emisiones.

Tanto las grandes empresas de petróleo y gas como las mineras diversificadas continuarán ajustando sus carteras en la búsqueda de objetivos climáticos. Las empresas intensificarán sus esfuerzos para reducir las emisiones de Alcance 1 al deshacerse de sus activos más intensivos en emisiones, en particular, el éxodo del carbón térmico continuará. Al mismo tiempo, es probable que la intensidad del Alcance 3 se enfoque más a medida que más empresas establezcan objetivos de neutralidad en carbono.

Esperamos que los vendedores reemplacen los ingresos desinvertidos con inversiones bajas en carbono, como energías renovables, negocios y proyectos de captura, utilización y almacenamiento de hidrógeno y carbono (CCUS) . A medida que las minas aumentan su sensibilidad a la fuente de energía, también podríamos ver que las empresas mineras se apropian de la generación renovable.

 

Fuente: El periódico de la energía