Factor

‘Código Técnico de la Edificación’ con las energías renovables y la movilidad eléctrica

martes, 20 de octubre de 2020 | Mitigación

 

¿Aún no has oído hablar del Código Técnico de la Edificación? Este proyecto de Real Decreto se aprobó hace ya varios años, más exactamente en 2006. ¿Su objetivo principal? Fomentar el uso de energía procedente de energías renovables y mejorar la eficiencia energética del parque de edificios español a través de diferentes exigencias de seguridad y habitabilidad.

 

¿En qué consiste el CTE?

Principalmente el CTE es un marco normativo que rige y establece las exigencias que deben cumplir los edificios relacionándolos con los requisitos básicos de seguridad y habitabilidad.  Las exigencias básicas de calidad que deben cumplir se diferencian en:

  • Seguridad estructural, seguridad contra incendios, seguridad de utilización.
  • Salubridad, protección frente al ruido y ahorro de energía.

Con esta normativa se pretende dar respuesta a la sociedad mejorando su calidad de vida y protección, mientras se reducen las emisiones y se fomenta el desarrollo sostenible a base de energías renovables.

 

Nuevas modificaciones en el Real Decreto

Actualmente se han llevado a cabo varias modificaciones, en el Real Decreto que regula el CTE, muy interesantes y beneficiosas en las que el IDAE ha participado de forma muy activa para sacarlas adelante. Las nuevas modificaciones van desde impulsar la instalación de puntos de recarga a fomentar una mayor integración de las energías renovables en la edificación.

Estas nuevas modificaciones además de suponer un incremento en el ahorro de costes energéticos y una reducción de las emisiones, contribuirán de forma muy significativa a la reactivación económica de sectores que están relacionados indirecta y directamente. 

 

Electromovilidad

Las novedades en electromovilidad continúan en la línea para fomentar e impulsar la generación de puntos de recarga suficientes para incrementar el número de automóviles de estas características por nuestras carreteras. Conseguirlo no parece una tarea fácil, pero medidas como la que se quiere implantar en este RD pueden marcar la diferencia a partir de ahora.

La propuesta de reglamento se fundamenta principalmente en la idea de contar al menos  con un punto de recarga por cada 40 plazas en aparcamientos nuevos de uso no residencial o aparcamientos que vayan a sufrir una renovación significativa.

Por otro lado para aparcamientos no residenciales ya existentes y con más de 20 plazas deben incluir estas condiciones antes del año 2023. ¿Qué supone este incremento de puntos de recarga para la movilidad en nuestro país? ¡Imaginaros las posibilidades! El despliegue de infraestructura de recarga será enorme permitiendo que todas las ciudades, localidades y provincias cuenten con puntos de recarga facilitando con ello la adopción del vehículo eléctrico en nuestras carreteras.

Los aparcamientos privados deberán incluir una preinstalación que permita en el futuro la instalación de un punto de recarga. El reto a conseguir os lo resumo en cifras muy directas. Con los puntos de recarga se pretende alcanzar en 2030 una flota de por lo menos 5 millones de vehículos eléctricos recorriendo nuestras carreteras.

 

Generación distribuida de energías renovables

La novedad cuando hablamos de generación distribuida también es sustancial. En este sentido se reduce de 3.000 a 1.000m2 la superficie mínima a partir de la cual es obligatorio incorporar sistemas de generación eléctrica renovable en edificios no residenciales de nueva construcción, o las ampliaciones y reformas de edificios existentes.  Y por otro lado se incluye como novedad la implicación de los edificios residenciales en la tarea de mejorar la renovación eléctrica renovable con obligaciones específicas..

Los cambios, como en cualquier ámbito, siempre generan nuevas expectativas y nuevos aires de mejoría. En este caso, gracias a las novedades se permite disponer de una infraestructura más distribuida y accesible por todo el territorio nacional, acercando además las energías renovables a los ciudadanos y empresas y reduciendo su coste energético de manera considerable. Hasta el 28 de octubre cualquier ciudadano, organización o asociación puede hacer observaciones sobre el proyecto de Real Decreto que está ahora mismo vigente.

 

Fuente: Ecoticias