Factor

COP25 - Los países expresan su decepción por la falta de acuerdos concretos en la Cumbre del Clima

lunes, 16 de diciembre de 2019 | Mitigación



Los delegados de los países que asisten a la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU (COP25) no han logrado el consenso respecto al artículo 6 del Acuerdo de París y se dan un nuevo plazo a partir de junio de 2020 para seguir trabajando con el fin de aprobar un buen sistema de mercados de carbono en la próxima cita, que se celebrará a final de año en Glasgow (Reino Unido).

Durante el debate en el pleno de la Cumbre, la Unión Europea se abrió a ampliar un plazo de transición para reconocer los bonos antiguos de CO2 hasta 2023 mientras que Brasil exigió, al menos extender este periodo hasta 2025. Este, el artículo 6, ha sido, precisamente, uno de los puntos más importantes y que se convirtió desde el principio en un escollo en estas dos semanas de negociaciones, fundamentalmente por el bloqueo de Brasil.

Con el fracaso de una falta de acuerdo, los países se comprometen a seguir trabajando en el diseño de mecanismos de mercado y lograr un sistema durante la COP26 que evite la doble contabilidad y garantice, al mismo tiempo, la integridad ambiental en el sistema de mercados y contribuya a la ambición del Acuerdo de París.

Este artículo ha sido uno de los más controvertidos a lo largo de la COP más larga de la historia, por las enconadas posturas que, finalmente llevaron a la Presidencia chilena a separar la negociación del artículo 6 del resto de cuestiones.

Para el resto de temas, la presidenta de la COP, Carolina Schmidt, pidió la facilitación de la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, para responsabilizarse ella misma personalmente de las negociaciones del artículo 6 que finalmente no pudo llegar a un consenso.

Fuentes de la negociación han manifestado que pese a que las partes y en las últimas jornadas Carolina Schmidt realizaron un gran esfuerzo para tratar de buscar consensos y flexibilidad por parte de las partes en numerosas y larguísimas reuniones, finalmente no pudo ser a pesar de que consideran que los textos desarrollados para el artículo 6, en cuanto a los párrafos 6.2, 6.4 y 6.8 suponían "técnicamente buenos avances".

De ese modo, durante 2020 se requerirán nuevos ajustes de visión entre las distintas partes sobre todo en cuanto al apoyo financiero obligatorio para los países vulnerables, de modo que se logre garantizar que no se incurra en una doble contabilidad y se incluya un periodo de transición entre lo que había antes de 2020 y el periodo a partir de esa fecha.

Estas fuentes negociadoras exponen que la decisión de aplazar un año la cuestión de los mercados y no someter los textos a votación se debe a que si se sometían y no se aceptaban se habrían perdido ya estos textos trabajados de cara a la siguiente negociación.

 

NEGOCIACIONES EXTENSAS Y EXTENUANTES

Durante las intensas negociaciones de las dos últimas semanas, que se extendieron en las últimas jornadas también a las horas de la madrugada y, una vez cumplido el plazo inicial --pues el fin de la Conferencia estaba previsto para el viernes 13 por la tarde-- en la madrugada del sábado el joven ministro de Medio Ambiente de Japón, Shinjiro Koizumi, conversaba con el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, para buscar una solución a través de unos antiguos créditos especiales que mantenía el país nipón según informaron fuentes conocedoras de esa negociación.

Se trataba así de buscar una estrategia audaz para que con las cesiones de unos se pudiera alcanzar un texto con el que todos estuvieran de acuerdo, incluido Brasil o dejándole solo --como así ha sido-- ya que desde el principio bloqueó este asunto.

El viernes por la mañana Costa Rica dio el primer golpe en la mesa para exigir que los mercados de carbono respetaran los principios de integridad climática que exigen los 'Principios de San José' adoptados en una reunión a mediados de 2019 en la capital costarricense en el marco de la preparación de la COP25 para que pudieran fructificar en mercado internacional de carbono con mecanismos justos y sólidos.

En la madrugada del sábado 14, ante la falta de resultados, Costa Rica, de Suiza, Belice, Colombia, Paraguay, Perú, Islas Marshall, Vanuatu, Luxemburgo e Islas Cook, firmaron un documento conjunto en apoyo a esta posición.

"Cualquier cosa por debajo de estos principios de San José no creará un mercado de carbono justo y sólido. El grupo diverso de países que respaldan estos principios sabe que necesitamos un resultado justo para mantener el objetivo 1.5C al alcance. Los principios mantienen la puerta abierta para 1.5C, al tiempo que garantizan la mayor ambición posible en mitigación y adaptación. Alentamos a otras partes a unirse a nuestros esfuerzos para crear una base sobre la cual se debe construir un mercado de carbono justo y sólido", señaló el ministro de Medio Ambiente y Energía de Costa Rica, Carlos Manuel Rodríguez.

Los principios de San José son once condiciones que van desde asegurar la integridad ambiental hasta evitar la doble contabilidad, evitar el traspaso de créditos anteriores a 2020 al nuevo sistema, bloquear tecnologías incompatibles con la reducción de emisiones o garantizar financiación para los países en desarrollo.

Por otro lado, a los esfuerzos infructuosos para desbloquear el artículo 6, se sumaron las denuncias contra la Presidencia de la COP de que los delegados de los países en desarrollo y los menos favorecidos habían sido excluidos por la tarde del sábado de las negociaciones, algo que calificaron de inaceptable y motivó el abandono de IFEMA por parte de algunos representantes de negociaciones enfadados con la situación y la falta de transparencia que se denunció en el pleno informal para conocer las posiciones celebrado pasada la última media noche.

 

Fuente: Europa Press