Factor

Desarrollan metodología para adaptar áreas naturales y mejorar conservación

viernes, 16 de octubre de 2020 | Mitigación

 

Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) han desarrollado una metodología para adaptar la gestión de los espacios protegidos a las principales amenazas ambientales a las que se enfrentan y conseguir así una conservación exitosa.

Así lo ha confirmado hoy un comunicado del MNCN, que detalla cómo han trabajado estos especialistas analizando los efectos del cambio climático y el cambio en los usos del suelo en la estructura ambiental del Parque Nacional de Guadarrama.

La nueva metodología se puede aplicar “en cualquier área protegida” ya que permite examinar en cada caso si ese espacio mantendrá o no en el futuro la capacidad de representar las condiciones ambientales por las que se estableció precisamente como área destinada a la conservación.

Las áreas protegidas “son zonas delimitadas en un espacio estático” pero, como señala el investigador del MNCN Mario Mingarro, fenómenos como el cambio climático y los cambios del uso del suelo poseen un “dinamismo” que pueden hacerlas llegar a perder “las características que motivaron su protección”.

Aún más, las mismas condiciones que afectan a dichos espacios pueden aparecer en el futuro “en otros lugares, más o menos alejados de la zona que en principio se protegió”. 

El trabajo en Guadarrama ha estimado la representatividad climática actual y futura en una de las áreas protegidas “más importantes y recientes de la península ibérica” con afán de garantizar su futuro a este tipo de territorios que constituyen reservas capaces de “mitigar algunas de las amenazas antrópicas”, al mismo tiempo que mantienen la funcionalidad de los ecosistemas y reducen la pérdida de biodiversidad.

Mingarro las ha definido como “herramientas indispensables en la conservación” a pesar de que su integridad “está cada vez más amenazada” por lo que es necesario “una red de espacios conectados entre sí”. 

 

Fuente: EFE verde