Factor

El agujero de ozono más grande del Polo Norte se ha cerrado

martes, 28 de abril de 2020 | Mitigación

 

El agujero más grande jamás observado en la capa de ozono sobre el ártico, en el Polo Norte, se ha cerrado a causa de la irrupción de aire rico en ozono por la división del vórtice polar, según ha anunciado el Servicio de Monitorización de la Atmosfera Copérnico.

La capa de ozono protege la Tierra de la mayor parte de la radiación ultravioleta del Sol, que es una de las principales causas de cáncer de piel. Los científicos habían detectado signos a finales de marzo de una rara formación de agujeros y se pensó que era el resultado de bajas temperaturas en el Polo Norte.

Pero Copérnico, el programa de vigilancia de la tierra de la Unión Europea, acaba de anunciar que el agujero se ha cerrado, aunque este cierre no tiene nada que ver con la reducción en las emisiones contaminantes causada por la crisis del coronavirus. El responsable es el vórtice polar, las corrientes de gran altitud que, normalmente, traen aire frío a las regiones polares.Tras traer bajísimas temperaturas, posteriormente, ha traido una "ola de calor", que ha provocado hasta 20º C por encima de las temperaturas normales para esta época del año.

 

Vórtice polar

Este año el vórtice polar ha sido extremadamente potente y las temperaturas en su interior han sido muy frías, lo que ha generado nubes estratosféricas que han destruido la capa de ozono. En los últimos días, el vórtice polar se ha roto y se ha debilitado. Copérnico predice que se formará de nuevo, pero sin afectar tanto a la capa de ozono. "Es muy inusual que se produzca un agotamiento tan fuerte del ozono en el hemisferio norte, pero el vórtice polar de este año fue excepcionalmente fuerte y persistente, y las temperaturas eran lo suficientemente bajas como para no permitir la formación de nubes estratosféricas durante varios meses", señala el científico Copérnico Antje Inness.

El agujero de ozono más conocido está por encima de la Antártida, en el Polo Sur, y se produce durante la primavera austral (julio a septiembre) cuando la estratosfera es, por causas naturales, mucho más fría. En general, las condiciones para la destrucción del ozono a este nivel no ocurren en el Polo Norte. Este año, el vórtice polar fuerte y estable ha causado la concentración de más productos químicos que han agotado más ozono de lo habitual, lo que sumado al frío extremo ha creado las condiciones ideales para la creación de este agujero sin precedentes. La primera vez que se observó un agujero de ozono en el Polo Norte fue en 2011, pero fue más pequeño y solo duró durante el mes de enero.

Según los investigadores, todavía es demasiado pronto para atribuir este fenómeno al cambio climático o para evaluar las consecuencias, ya sea a corto, medio o largo plazo. "No sabemos en este momento por qué la dinámica era tan inusual este invierno", añade Inness. "Estoy seguro de que muchos científicos harán estudios de modelado para averiguar las razones". Científicos de la Universidad de Santiago de Chile (Chile) han indicado que el excepcional vórtice polar también se vio reforzado por el propio agujero de ozono, y esto ha sido un factor determinante en Europa, que tuvo el invierno más cálido desde que comenzaron los registros.

 

Fuente: El Confidencial