Factor

El auge de las energías renovables no lastra al carbón en Alemania

martes, 19 de diciembre de 2017 | Mitigación

Pese a todos los nuevos parques eólicos, granjas solares y centrales hidroeléctricas que ayudarán a la economía más grande de Europa a alcanzar otro récord en energías renovables este año, el combustible más sucio para generación eléctrica aún reina en Alemania y determina el precio que están pagando las fábricas por la electricidad.

Las turbinas eólicas producirán por primera vez este año más electricidad que las centrales que queman carbón de piedra conforme el paso sin precedente del país a la energía renovable impulsa la producción solar y eólica hasta más de un tercio del total nacional. Pero son los precios del carbón, en su nivel más alto desde 2013, los que están haciendo subir las tarifas de electricidad por primera vez en seis años debido a cómo funciona el mercado.

Las negociaciones por la coalición se prolongan un tercer mes, pero el bloque de la canciller Angela Merkel y sus posibles socios coinciden al menos en una cosa: hay que limitar la electricidad proveniente del carbón. Pese a que los consumidores pagaron subsidios por unos 770,000 millones de dólares por todo, desde paneles solares en los techos hasta parques eólicos marinos, redes y baterías gigantes, el país se encamina a no cumplir con la publicitada meta para 2020 en la reducción de las emisiones de dióxido de carbono.

Si bien la energía eólica y solar es prioritaria por ley y es la que primero ingresa en la red eléctrica, las centrales de carbón son a veces las últimas y por ende fijan el precio para la siguiente unidad de electricidad necesaria para satisfacer la demanda. Se prevé que, en promedio, el precio alemán diario de la electricidad subirá este año por primera vez desde 2011, siguiendo un aumento de 28% en los precios europeos del carbón. Los precios de la electricidad industrial están en gran medida ligados al mercado mayorista.

Hasta este lunes, las energías renovables cubrieron en Alemania un récord de 38% de la demanda de electricidad este año. Entre las nuevas centrales que en 2017 llevaron las reservas hasta un nuevo máximo figuran tres parques eólicos gigantescos en la zona alemana del Mar del Norte con una capacidad total equivalente a un reactor nuclear.

El lignito sigue siendo la mayor fuente individual de energía del país, en tanto los hidrocarburos conforman casi la mitad del total. La proporción de la energía nuclear se redujo a la mitad hasta 10% desde que Merkel tomó la decisión de abandonar la energía atómica luego del desastre de Fukushima en Japón en 2011.

 

 

Fuente: Economía hoy