Factor

El BEI destinó 2.240 millones a la lucha contra el cambio climático en España en 2019, un 75% más

miércoles, 05 de febrero de 2020 | Mitigación

 

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) destinó 2.240 millones de euros a la lucha contra el cambio climático en España, un 75% más, haciendo que el país sea el segundo en Europa en financiación climática como parte de su «reforzada ambición climática».

Así lo ha anunciado la vicepresidenta del BEI, Emma Navarro, durante la presentación de los resultados del organismo en España. Navarro ha resaltado que de las 92 operaciones financiadas en España, algunas de las más significativas fueron destinadas a la lucha contra el cambio climático.

En concreto, una de estas operaciones fue la inversión de 900 millones de euros de Renfe para la adquisición de 242 nuevos trenes eléctricos de Cercanías, con mayor capacidad y mejores prestaciones, que ofrecerán servicios en la cornisa cantábrica.

Otras operaciones significativas en esta categoría fue la digitalización de las redes eléctricas, dotándolas de mayor conectividad y mejorando la calidad del suministro en España, a través de un préstamo de 440 millones de euros.

Los principales sectores dentro de la lucha contra el cambio climático fueron la adaptación al cambio climático (22 millones), las energías renovables (459 millones), I+D+i (83 millones), eficiencia energética (251 millones), transportes de bajas emisiones (1.309 millones) y otras medidas de acción por el clima (115 millones).

La entidad afirma que la eficiencia energética es uno de los pilares de la nueva estrategia climática del BEI. En España, el Banco financió también varios proyectos de rehabilitación energética de vivienda social en diferentes ciudades españolas e impulsó la mejora del consumo energético de los aeropuertos de Aena.

Por sectores, el 53% de la inversión del Banco fue para el medio ambiente, el 14,8% fue para infraestructuras; el 10,4%, para innovación y el 21,8%, para pymes.

Respecto a proyectos en materia de innovación, el Banco destinó 1.323 millones de euros en España, siendo el cuarto país de la Unión que más recursos recibió para este objetivo. Este apoyo tiene el objetivo de financiar actividades I+D+i de empresas de todos los tamaños para reforzar su competitividad y favorecer a la creación de empleo.

En cuanto al apoyo a pymes, España fue en 2019 el país de la Unión Europea con más ayuda en este campo, con 4.755 millones de euros, el 53% de la actividad del banco en el país, con el objetivo de reforzar su competitividad y estimular el crecimiento económico y la creación de empleo. Asimismo, el grupo BEI apoyó el proyecto de 91.000 empresas españolas que emplean en torno a 625.000 personas.

 

Proyectos de energías fósiles

El BEI decidió hace unos meses no apoyar proyectos relacionados con energías de combustibles fósiles como parte de sus acciones en materia medioambiental. Asimismo, Navarro ha explicado que la institución busca el objetivo de la descarbonización en el marco de una transición justa, apoyando a las operaciones que sean bajas en emisiones de carbono.

Por otra parte, la vicepresidenta del BEI ha explicado que la Comisión Europea va a proponer una nueva norma legislativa en este campo para saber cómo va a funcionar la transición justa, destacando que el BEI va a ser un socio de la Comisión, apoyando al sector privado. También ha señalado que el ‘Plan Juncker’ creará una vertiente al respecto para apoyar a las empresas ligadas a dicha transición.

Asimismo, el BEI se alineará con los objetivos del ‘green deal’ europeo, consolidándose como el «banco del clima» y destinando el 50% de sus inversiones en esta categoría en 2025.

 

España, segundo país de la UE en financiación del BEI

España fue el segundo país de la Unión Europea que más financiación recibió por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI) en 2019, con 8.966 millones de euros en varios proyectos, que representan el 12,4% de toda la financiación concedida por esta institución.

España, que en 2018 encabezó la lista, fue superada el año pasado por Italia, que tuvo acceso a una financiación por parte del BEI de 10.969 millones de euros. En tercer lugar se situó Francia (8.499 millones) y después Alemania (6.147 millones) y Polonia (5.420 millones). En contraposición, los países que menos financiación recibieron fueron Lituania (47 millones), Malta (95 millones), Chipre (230 millones), Luxemburgo (241 millones) y Letonia (246 millones).

El BEI concedió en 2019 una financiación a proyectos en los Veintiocho de 63.400 millones de euros, a los que hay que sumar, además, 8.800 millones concedidos a países vecinos del Este o del Mediterráneo, asiáticos y africanos. En total, la entidad concedió 72.220 millones de euros en el año anterior y calcula que este dinero apoyó otras inversiones por valor de 280.000 millones de euros.

Por otra parte, un 31% de la financiación concedida por el banco fue para proyectos relacionados con la lucha contra el cambio climático. Este porcentaje se enmarca en el objetivo que el BEI se fijó de destinar el 50% del valor de sus préstamos en 2024 a iniciativas sostenibles. La meta del organismo es movilizar un billón de euros para finales de esta década en actividades que ayuden a conseguir los objetivos fijados en el Acuerdo de París.

Asimismo, el BEI se comprometió hace unos meses a dejar de financiar proyectos relacionados con combustibles fósiles a partir de 2021. El presidente del BEI, Werner Hoyer, explicó la semana pasada en Bruselas que esta estrategia incluye también al gas natural, aunque se seguirá estudiando y aceptando proyectos basados en esta fuente energética hasta finales de 2020.

Respecto al ‘Plan Juncker’, España se mantiene como el tercer país de la Unión Europea que más fondos en términos absolutos por parte de este plan de inversiones, con 10.401 millones de euros. Por delante se encuentran Francia (14.983 millones) e Italia (11.299 millones). Malta (44 millones), Chipre (46 millones) y Luxemburgo (119 millones) son los socios comunitarios con menos financiación absoluta. Este plan ha aportado desde su sus comienzos en 2015 un total de 84.200 millones de euros.

 

Fuente: El Periódico de la Energía