Factor

El borrador del plan energético de la UE exige 60 GW de capacidad eólica marina para 2030

lunes, 09 de noviembre de 2020 | Mitigación

 

La Unión Europea está considerando un plan para multiplicar por cinco su capacidad de energía eólica marina en esta década y por 25 veces para 2050, ya que busca volverse climáticamente neutral para mediados de siglo, según un borrador de política.

La UE de 27 naciones, que ya alberga el 42% de la capacidad eólica marina del mundo, dice que la tecnología ahora produce energía limpia a un precio más bajo que cualquier fuente basada en combustibles fósiles.

Un borrador de la estrategia de la Comisión Europea para la energía renovable en alta mar, al que ha tenido acceso la agencia Reuters y que se publicará el 18 de noviembre, dice que el bloque debería apuntar a 60 gigavatios (GW) de energía eólica marina para 2030 y 300GW para 2050. Su capacidad actual es 12GW.

El borrador también incluye un objetivo de 60 GW de energía de las olas y las mareas para 2050.

Cumplir los objetivos requeriría 789.000 millones de euros en inversión y una renovación de las políticas actuales de los países, que solo verían 90 GW de energías renovables en alta mar desplegadas para 2050.

El borrador dice que las garantías o los acuerdos de compra de energía podrían lograr esto, mientras que el fondo de recuperación económica del coronavirus de la UE de 750.000 millones de euros podría respaldar nuevos proyectos.

Y el primer país en dar un paso adelante ha sido Alemania. El parlamento alemán,Bundestag, ha acordado una enmienda a la Ley de energía eólica marina del país que establece un objetivo de 20 GW para 2030 y 40 GW para 2040.

El ministro federal de Economía, Peter Altmaier, dijo que con el aumento del objetivo de eólica marina queda claro que Alemania seguirá siendo un mercado líder en esta tecnología.” Con objetivos claros a largo plazo, ofrecemos seguridad en la planificación y la inversión».

La ley también crea un reglamento que permite a ciertos proyectos solicitar la cobertura del costo de las investigaciones.

 

Fuente: El periódico de la energía