Factor

El cambio climático podría costar 755 millones de euros a Barcelona en 2100

viernes, 03 de marzo de 2017 | Adaptación

Barcelona podría enfrentarse a 797 millones de dólares (unos 755 millones de euros) en pérdidas económicas debido al cambio climático en 2100, pero no sería la ciudad europea más perjudicada por el calentamiento global, ya que le superan otras como Estambul (Turquía), Odesa (Ucrania), Izmir (Turquía) y Rotterdam (Países Bajos).

Así se desprende de un estudio realizado por tres investigadores del Centro Vasco para el Cambio Climático y que evalúa los posibles daños climáticos futuros de 19 de las principales ciudades costeras europeas en el caso de que las emisiones globales de gases de efecto invernadero sean el peor escenario previsto por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).

En términos globales, los investigadores indican que el cambio climático causará en esas 19 localidades pérdidas económicas por valor de 1.118 millones de euros en 2030, 8.375 millones en 2050, 18.353 millones en 2070 y 40.658 millones en 2100.

En cuanto a Barcelona, las pérdidas estimadas se cifran en 17 millones de euros en 2030, 117 millones en 2050, 321 millones en 2070 y 755 millones en 2100.

Sin embargo, la ciudad española no es la más perjudicada en el análisis, puesto que lo son Rotterdam (224 millones), Estambul (190) e Izmir (125) en 2030; Estambul (1.325), Rotterdam (1.154) e Izmir (866) en 2050; Estambul (3.633), Izmir (2.312) y Odesa (2.301) en 2070, y Estambul (9.285), Odesa (6.228) e Izmir (5.442) en 2100.

Cerca de dos tercios de las grandes ciudades del planeta (las que tienen más de cinco millones de habitantes) están ubicadas en zonas costeras bajas, por lo que los investigadores indicaron que protegerlas del aumento del nivel del mar es fundamental para salvar vidas y bienes.

El estudio insta a los responsables políticos locales, regionales y nacionales a no conformarse con los enfoques tradicionales para calcular los impactos económicos, sino que traten de introducir evaluaciones de riesgos en sus procesos de toma de decisiones, por lo que necesitarán poner en marcha medidas de adaptación en el futuro para evitar daños críticos y pérdidas importantes.

 

 

Fuente: Corresponsables