Factor

El Consejo del Ártico discute cambio climático y cooperación científica

lunes, 15 de mayo de 2017 | Adaptación

La reunión del Consejo del Ártico en Fairbanks, Alaska, ha dado lugar a muchas posiciones sobre el cambio climático, el desarrollo económico y la necesidad de una mayor colaboración en la investigación científica.

El Consejo del Ártico reúne a ocho países y seis organizaciones indígenas que bordean el círculo polar ártico. La organización busca el diálogo y la cooperación que rodea a la protección del medio ambiente, la explotación de los recursos naturales, el tráfico marítimo o cualquier otro asunto de interés mayor para la mayor.

La presidencia se ejerce de forma rotativa entre los países miembros por un período de dos años. La reunión en Fairbanks marcó el traspaso de la presidencia de Estados Unidos a Finlandia. Este cambio pone fin a cuatro años de presidencia en América del Norte, mientras que Canadá había asegurado el término 2013-2015.

El legado de prioridades de Estados Unidos para Finlandia

El secretario de Estado Rex Tillerson aseguró que Estados Unidos quería continuar su participación en el Consejo aunque dijo que no tienen la intención de apresurarse en materia de política climática. “Somos conscientes de que cada uno de ustedes tiene una perspectiva importante y quiero que sepan que nos tomamos nuestro tiempo para entender sus preocupaciones”, dijo. También señaló que en última instancia, la decisión de los Estados Unidos se basará en los intereses de su país.

Finlandia presentó sus grandes orientaciones particularmente en relación con la protección del medio ambiente, el acceso a las telecomunicaciones y a la banda ancha, la cooperación de los datos meteorológicos para garantizar una mejor seguridad de los residentes, y mejorar la educación. El plan de Finlandia también se refiere a la aplicación del acuerdo de París sobre el Cambio Climático.

Buenas noticias para los pueblos indígenas

Los miembros de organizaciones indígenas se alegran de las prioridades en materia de cambio climático establecidas por Finlandia. Bill Erasmus, el presidente del Consejo Ártico Athabaskan, del Yukón,  un miembro permanente del Consejo, dice que se debe garantizar la protección ambiental y el equilibrio económico.

El cambio climático en el Ártico no es sólo una cuestión ambiental, es una cuestión de cultura y nuestro derecho a existir como pueblo indígena.

-Bill Erasmus, Arctic Athabaskan Council

El acuerdo de cooperación científica en el Ártico prevé facilitar el flujo de equipos científicos y material entre los países miembros, el acceso a los sitios de investigación e infraestructura existentes, la integración de los conocimientos tradicionales, las oportunidades de formación para los estudiantes o graduados y el intercambio de información.

El investigador Fabrice Calmels del Yukon College y su equipo están estudiando el permafrost mediante la perforación de muestras. 

La ministra del Medio Ambiente del Yukón, Pauline Frost, constata con satisfacción que el cambio climático es una prioridad, pero también que el acuerdo para la investigación científica incluya a los pueblos indígenas.

El acuerdo de cooperación en investigación científica toma en cuenta nuestra metodología y práctica en el Yukón de incorporar el conocimiento tradicional tal como definido en los acuerdos de libre determinación al que circunscribimos para el desarrollo y gestión de los recursos que tenemos en el Yukón, ya sean animales o agua.

– Pauline Frost, Ministro de Medio Ambiente del Yukón

A pesar de que el territorio no tiene una influencia directa en el Consejo, la Ministra considera que la representación de los grupos indígenas Gwich’In Council International o el Arctic Athabaskan Council en tanto que miembros permanentes del Consejo asegura una representación a los residentes del norte del territorio, a lo cuales ella representa en tanto que diputada.

La observadora y editora de la publicación académica Arctic Yearbook, Heather Exner-Pirot, cree que los retos para el Consejo del Ártico se desplazaron. “Creo que el problema mayor para el Consejo Ártico no se da  más entre Rusia y Occidente, sino encontrar un equilibrio entre la protección ambiental y el desarrollo económico sostenible. ”

 

 

Fuente: RCI