Factor

El Consejo Ejecutivo de la Organización Meteorológica Mundial acuerda el fortalecimiento del apoyo en materia de cambio climático

martes, 28 de junio de 2016 | Mitigación

El Consejo Ejecutivo de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha concluido su reunión anual, durante la cual ha adoptado decisiones para fortalecer el apoyo prestado a los acuerdos mundiales sobre cambio climático, reducción de riesgo de desastres y desarrollo sostenible.

Se celebró por primera vez un diálogo especial sobre la cooperación entre los sectores público y privado, que contó con la participación de representantes de alto nivel de empresas privadas. El Consejo Ejecutivo destacó la necesidad de que los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales (SMHN) mantuvieran su papel de únicos órganos autorizados para la emisión de avisos y de proveedores oficiales de servicios meteorológicos, climatológicos, hidrológicos e informativos en beneficio de la sociedad, y de aprovechar al mismo tiempo las innovaciones y avances tecnológicos de un sector, el de los servicios meteorológicos privados, que crece con gran rapidez.

El Consejo Ejecutivo también aprobó resoluciones para reforzar los programas climáticos de la OMM, para fortalecer la investigación y las predicciones sobre las condiciones meteorológicas de fuerte impacto, para mejorar y expandir la investigación y las observaciones polares de manera que también abarquen las zonas de alta montaña, para apoyar las actividades de vigilancia y seguridad en los océanos, para fomentar la integración de los servicios de información y de observación, para promover la modernización de los servicios de meteorología aeronáutica y para proseguir las actividades de desarrollo de la capacidad.

“Hoy más que nunca necesitamos Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales fuertes y bien financiados, que nos permitan estar preparados y protegidos frente al cambio climático y los desastres, los cuales se manifiestan en un incremento de los fenómenos meteorológicos extremos, como las temperaturas elevadas, las lluvias intensas y otros peligros medioambientales,” dijo el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas.

“La Tierra acaba de alcanzar otro desafortunado hito: la concentración de dióxido de carbono superó las 400 partes por millón en el remoto y deshabitado Polo Sur,” añadió el señor Taalas. “Mayo fue el 13er mes consecutivo en que se batieron récords de temperatura mundial. Se trata de una situación sin precedentes. Nadie menor de 30 años ha conocido temperaturas mundiales inferiores a la media”. “En lo que respecta al clima, nos adentramos en terreno desconocido. Tenemos que sacar partido del ingenio y la innovación del mundo científico para que nos ayuden a construir un mundo más seguro y sostenible”, dijo el señor Taalas.

Cooperación entre los sectores público y privado

El Consejo Ejecutivo convino en que la OMM debería diseñar una estrategia que oriente en el futuro el establecimiento de asociaciones entre los sectores público y privado en las que ambas partes salgan ganando.
“El Consejo Ejecutivo ha abierto la puerta a la cooperación del sector privado con la OMM. Una decisión que resulta muy acertada”, dijo el señor Taalas.

El objetivo es promover el dinamismo de los servicios meteorológicos y climáticos en beneficio de la sociedad, al tiempo que se garantiza que los SMHN mantienen su papel como fuente autorizada y fidedigna de información esencial para la misión de velar, en aras del interés general, por las vidas, la salud y la seguridad de los ciudadanos.

“Han aumentado de forma explosiva tanto la disponibilidad como los tipos de datos, que ahora nos llegan con más rapidez y de un número de fuentes creciente, según se van digitalizando y conectando cada vez más sensores, aplicaciones y dispositivos, como sucede con los satélites y los radares. A su vez, estos datos son procesados mediante dispositivos informáticos y de almacenamiento cada vez más conectados, lo cual ha dado origen a “la nube” y a la evolución de los motores de inteligencia artificial. Y todo ello viene acompañado de un aumento constante de la sofisticación y la eficacia de los cauces de que disponemos para transmitir información y para trasladar nuestros productos y servicios a quienes los necesitan,” dijo David Grimes, presidente de la OMM.

“Para mí esto cambia la situación completamente y abre las puertas a un nuevo paradigma para el funcionamiento de los SMHN en el futuro. No podemos limitarnos a seguir aferrándonos a nuestros modelos de negocio tradicionales,” añadió el señor Grimes. 

Servicios meteorológicos y climáticos

El Consejo Ejecutivo adoptó una serie de decisiones para reforzar las actividades climáticas basadas en el impacto y los riesgos y orientadas a la obtención de resultados, así como para aumentar la autoridad y la notoriedad de la OMM en apoyo del Acuerdo de París, la Conferencia Mundial de Sendai sobre la Reducción del Riesgo de Desastres, y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Para brindar apoyo al Acuerdo de París, una prioridad clave de la OMM será el desarrollo de un Sistema mundial integrado de información sobre los gases de efecto invernadero que permita a los gobiernos disponer de mediciones del dióxido de carbono (por ejemplo en las zonas urbanas) que sean objetivas y tengan un sólido fundamento científico, de modo que esos gobiernos puedan diseñar medidas más certeras para limitar esas emisiones. Esto se haría tomando como base el exitoso Programa de Vigilancia de la Atmósfera Global de la OMM, que mide la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

La OMM, que recientemente se convirtió en el primer órgano de las Naciones Unidas en ser acreditado ante el Fondo Verde para el Clima, seguirá esforzándose por mejorar la prestación y la utilización de los servicios climáticos, tales como las proyecciones estacionales. Entre los ámbitos prioritarios figuran la agricultura, la seguridad alimentaria, la gestión hidrológica, la salud, la reducción del riesgo de desastres y la energía. La OMM seguirá desempeñando un papel protagonista en lo que respecta a la colaboración con el sistema de las Naciones Unidas y al suministro de información y servicios de carácter científico.

Fuente: OMM