Factor

El foco de la lucha climática se dirige ya a la próxima COP26 en Glasgow

martes, 17 de diciembre de 2019 | Mitigación

Aún resonantes los ecos de una cumbre en Madrid donde los países han reafirmado su compromiso con una mayor ambición climática pero sin lograr todas las metas planteadas, el foco de la lucha climática se dirige ya a la próxima COP de la ONU en Reino Unido para avanzar en asuntos como los mercados de carbono.

La regulación del artículo 6 del Acuerdo de París sobre mercados de carbono es uno de los apartados que aun habiendo registrado avances en la COP25, ha quedado finalmente fuera del consenso logrado por los casi 200 países reunidos en la cumbre mundial del clima en Madrid, que sí logró pactar un aumento de la ambición climática global.

 

Las reglas del Acuerdo de París

Dicho artículo 6 se arrastraba desde la anterior conferencia mundial del clima celebrada en 2018 en Katowice (Polonia), en donde se estableció el libro de reglas del Acuerdo de París, convertido en el mayor pacto vinculante entre países para la defensa climática entre los países que entrará en vigor en 2020.

En este acuerdo se plantea mantener el aumento la temperatura por debajo de los 2 grados y preferiblemente en umbrales inferiores a 1,5 grados este siglo, como recomienda el panel de científicos de la ONU sobre cambio climático, para evitar consecuencias dramáticas del calentamiento global a causa del excesivo consumo de combustibles fósiles derivado de actividades humanas.

Las consecuencias de la emergencia climática son ya evidentes según los científicos, como lo confirman los fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes y severos en el mundo, en forma de huracanes, tornados, lluvias torrenciales que cursan al mismo tiempo con episodios de sequía, etc. 

Asimismo los científicos advierten del peligro del calentamiento global que está haciendo que los polos se derritan y aumente el nivel del mar llevándose por delante a infinidad de ciudades y poblaciones situadas en terrenos a baja altura.

 

Temas pendientes

Pese a los intensos esfuerzos de la presidencia de la COP25 ostentada por Chile aunque celebrada en Madrid, ha quedado pendiente para la próxima cumbre climática el asunto de la doble contabilidad en el cómputo de las emisiones contaminantes vertidas a la atmósfera que algunos países quieren evitar para aportar transparencia a los procesos de reducción de gases de efecto invernadero.

También habrá de definirse en la COP26 la transición de los remanentes de derechos de emisiones del Protocolo de Kioto cuya vigencia concluye este año y que algunos países quieren transferir al nuevo contexto del Acuerdo de París. 

La Unión Europea había aceptado abrir un plazo para reconocer los bonos antiguos hasta 2023, pero Brasil ha insistido en que se alargue ese periodo transitorio al menos hasta 2025, según fuentes de la negociación en la COP25, quienes han destacado que se ha avanzado bastante en este ámbito desde el punto de vista técnico en la conferencia climática en Madrid.

También la ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha dicho en Twitter que se ha trabajado “intensamente” para asegurar unos mercados de carbono globales que permitan una contabilidad robusta y respetuosa de la integridad ambiental; sin embargo, algunos países no se sintieron cómodos, y el asunto ha quedado pendiente para el año que viene.

La próxima cumbre climática en Glasgow deberá asumir además la organización “oficial” del proceso de revisión al alza de las contribuciones determinadas a nivel nacional de los países o NDC en línea con el Acuerdo de París para reducir las emisiones contaminantes.

“Eso no quita para que los países puedan comunicar o manifestar por adelantado” sin esperar a dicha cumbre en 2020 nuevos compromisos más ambiciosos en la lucha contra la crisis climática, ha dicho ayer la ministra Ribera, en “Los desayunos de TVE”.

Como grandes avances en la cumbre en Madrid, la titular para la Transición Ecológica ha reiterado que en la COP25 se ha impuesto la acción multilateral y el recordatorio de que hay que luchar contra la emergencia climática de forma “más rápida y siempre de acuerdo a lo que dicta la ciencia”.

Asimismo, ha añadido, se ha reforzado el compromiso de la sociedad civil ante la emergencia climática y el papel de la biodiversidad, los océanos y el suelo, y además se ha fortalecido “el empoderamiento” de las mujeres y de las niñas.

 

Fuente: EFEverde