Factor

El freno al cambio climático será motor de empleo en Europa

lunes, 27 de junio de 2016 | Mitigación

Daniel Calleja, Director General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, afirmó el pasado jueves durante la conferencia organizada por el Club Español de la Energía, que el cambio climático es el mayor reto al que se enfrenta el mundo, pero que servirá para cambiar a un nuevo modelo productivo.

Aunque el concepto de Medio Ambiente no se incluyó en la creación de la Unión Europea, allá por 1957 tras el Tratado de Roma, Europa cuenta en nuestros días con la normativa más importante del mundo y lidera los acuerdos internacionales como el de París. Para Calleja el Cambio Climático es la mayor crisis mundial a la que nos enfrentamos, y como tal hay que abordarla utilizando los mayores recursos que nos lleven a un cambio de modelo productivo, más flexible e innovador.

Cuatro políticas

La Comisión Europea se plantea pues cuatro políticas que permitan cambiar el modelo productivo y que tienen mucho que ver con el mix energético, la eficiencia y la sostenibilidad de los recursos:

1. Cambio Climático

La transición a una economía baja en carbono es crucial, y para ello los países deben implicarse con políticas de reducción de emisiones para la limitación del calentamiento global en menos de 2 ºC a final de siglo. Para garantizar el cumplimiento las contribuciones de cada país serán auditadas, y los países más desarrollados tendrán que hacer frente a un paquete de financiación de 100.000 M$ anuales hasta el año 2025.

2. Unión de la energía

Aunque algunos piensen que el Brexit podría complicar la Unión de la Energía en Europa, lo cierto es que Reino Unido siempre había sido un freno en las negociaciones, por lo que se espera un mayor consenso a partir de ahora. En esta unión son claves las interconexiones, un mix energético europeo coherente, la seguridad de aprovisionamiento, y por supuesto la sostenibilidad de los recursos.

También dentro de esa Unión de la Energía, la reducción de los GEI (gases de efecto invernadero) se considera clave, por lo que se priorizará la descarbonización del transporte con incentivos al uso de vehículos eléctricos, la revisión de edficios para mejorar su calidad energética, y el incentivo de las energías renovables mediante una nueva Directiva europea que saldrá a final de año.

3. Economía circular

Pasar de una economía lineal en la que los residuos no se reutilizan, a una economía circular en la que el aprovechamiento es máximo, supone un ahorro de 600.000 M€ y un incremento de los beneficios empresariales de hasta un 8%. Calleja ve claro que esto haría aumentar el PIB europeo y disminuiría los GEI en al menos un 2%.

4. Promoción de la inversión

Según Calleja, para cambiar la situación actual, el 20% del presupuesto de la UE debe invertirse en Medio Ambiente, y el sector de la energía es prioritario. Se necesitan 200.000 M€/año en la UE para avanzar hacia un mix energético bajo en carbono.

Esta gran inversión, no obstante, será una oportunidad única para la industria baja en carbono, que duplicará o triplicará su crecimiento en los próximos años. Así, para Calleja, el Medio Ambiente y nuestros compromisos con el cambio climático van a convertirse en una ventaja económica y en un motor de crecimiento de empleo en Europa.

 

Fuente: Energy News