Factor

El Gobierno de España calcula que un precio de 15 €/MWh en las subastas de renovables ahorraría 2.000 millones de euros a los consumidores hasta 2030

martes, 10 de noviembre de 2020 | Mitigación

 

El pasado viernes, el Gobierno sacó a tramitación la Propuesta de Orden por la que se regula el primer mecanismo de subasta para el otorgamiento del régimen económico de energías renovables y se establece el calendario indicativo para el período 2020-2025.

Según los cálculos del Gobierno, el volumen de las subastas será alcanzar un mínimo de 19,3 GW de nueva potencia renovable.

El Ministerio tiene previsto para este año realizar la primera subasta de renovables, que previsiblemente se producirá en el próximo mes de diciembre tras conocerse en las próximas semanas la resolución con los productos a subastar y las normas del proceso.

Está previsto que esta primera subasta adjudique un mínimo de 3.100 MW, de los que al menos 1.000 MW serán de eólica, otros 1.000 MW serían de fotovoltaica y otros 80 MW de biomasa.

Para alcanzar los más de 19 GW, el Gobierno tiene previsto al menos subastar cada año unos 1.500 MW de eólica, 1.800 MW de fotovoltaica, unos 100 MW de termosolar y unos 20 MW de otras tecnologías aproximadamente.

Con todos estos datos, la Memoria del Análisis del Impacto Normativo establece en el capítulo de impacto económico que «será positivo con carácter general, dando lugar a una reducción del precio de la electricidad percibido por el consumidor, una activación de la industria productiva y su empleo asociado y una reducción de las importaciones de materias primas empleadas por las centrales de generación que emplean combustibles fósiles convencionales sustituidas por la nueva potencia renovable entrante».

En relación con el impacto económico sobre el sistema eléctrico, el Gobierno espera un descenso en el precio de casación de los mercados diario e intradiario, como consecuencia de la entrada de mayor potencia renovable al sistema, «difícil de cuantificar». A ello hay que sumar que «debe producirse un descenso adicional derivado del mecanismo de liquidación asociado al régimen económico de energías renovables».

De esta manera, planteando diversas opciones de precio de adjudicación, comprendido entre los 15 y los 35 euros/MWh, para un volumen de nueva potencia renovable de 3.000 MW que estuviese activa durante el periodo 2021-2030, con unas horas anuales equivalentes de funcionamiento de 2.500 horas/año y un porcentaje de ajuste de mercado igual a cero, y considerando el precio recogido actualmente por OMIP en el mercado de futuros de electricidad (D-1) para cada uno de esos años, se obtendría una reducción de costes importante que dependerá del precio de la subasta.

Así, si el precio ronda los 35 €/MWh, la reducción de costes será de unos 500 millones de euros, mientras que si el precio de adjudicación se acerca a los 15 €/MWh, como sucedió en la subasta de la vecina Portugal, el impacto sería de unos 2.000 millones de euros aproximadamente, lo que supondría un ahorro para los consumidores cercano a los 200 millones al año.

A cuanto más baje el precio medio del pool, el ahorro será menor, así que el consumidor cuando notará más el ahorro será en los primeros años de las subastas.

Cabe recordar que se trata sólo de un cálculo, ya que es muy complicado calcular los efectos reales y también dependerá de las renovables que se conecten al sistema tanto a través de las subastas como a merchant.

 

Fuente: El periódico de la energía