Factor

El Gobierno estudia compensar con otros 100 millones a la industria por el alto coste del CO2

viernes, 18 de junio de 2021 | Mercados

 

El Gobierno está trabajando en medidas coyunturales para bajar el precio de la luz como complemento a las medidas en curso para reformar el sistema eléctrico. Así lo ha anunciado esta mañana la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en el Congreso de los Diputados, quien ha destacado que el Ejecutivo trabaja para suspender elementos fiscales de manera temporal.

Pero a ello hay que sumar otra medida para compensar los altos costes energéticos de la industria.

Ribera también ha anunciado que trabaja junto con los ministerios de Industria, Comercio y Turismo y de Hacienda para generar un crédito de 100 millones de euros como compensación adicional a la industria por ese incremento de los costes del CO2. Además, ha destacado que en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética ya incorpora una previsión específica por la que cada año se puedan destinar el 25% de los ingresos del CO2 a compensar los costes de la industria.

Asimismo, Ribera ha recordado que España ha puesto a su disposición de los grandes consumidores de energía la cobertura pública para sus contratos bilaterales de suministro, facilitándolos y abaratándolos. En este ámbito, España ha pasado a ser uno de los primeros países de Europa.

 

Más barato en 2022

La vicepresidenta ha subrayado que gracias a estas medidas en curso el precio de la electricidad será ya en 2022 más barato en España que en otros países de nuestro entorno, todos afectados por el incremento de precios del CO2 y de los hidrocarburos, como Francia o Alemania.

Frente a las propuestas de la oposición de trasladar a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) varios costes fijos del sistema eléctrico, la vicepresidenta ha recalcado que «actuar de manera estructural para atajar los precios del mercado no consiste en trasladar los costes del consumidor eléctrico a los PGE, porque paga el mismo y se sigue beneficiando el mismo. Consiste en establecer un sistema razonable, estable, asequible y que perdure en el tiempo”.

Ribera ha enfatizado que esto “requiere que aquellos cuyos beneficios se disparan a consecuencia del diseño actual del mercado compartan el dividendo que genera el CO2 con el conjunto de los consumidores, haciendo llevadera una transformación enormemente beneficiosa para todos, que no puede ser injusta con los más vulnerables en los años de la transición energética».

 

Fuente: El periódico de la energía