Factor

El mercado fotovoltaico mundial instaló 115 GW en 2019 y ya acumula 627 GW

miércoles, 06 de mayo de 2020 | Mitigación

 

Después de un año de estabilización del mercado, los datos preliminares del mercado muestran un mercado fotovoltaico mundial vigoroso que en 2019 alcanzó su nivel más alto: 114,9 GW de sistemas fotovoltaicos se instalaron y pusieron en servicio en el mundo el año pasado. La capacidad instalada acumulada total para energía fotovoltaica a fines de 2019 alcanzó al menos 627 GW. Estos son los principales resultados del último informe “Instantánea del Mercado Fotovoltaico Mundial 2020 ” de IEA PVPS.

En 2019, el mercado fotovoltaico rompió el umbral de 100 GW por tercera vez consecutiva y el mercado creció un 12% sobre el año anterior. Este crecimiento sigue a un año de estabilización y se explica por el aumento significativo del mercado en todos los continentes, cuyo efecto global se ha ocultado parcialmente por la desaceleración en China, el líder mundial en instalaciones fotovoltaicas, con un total de 30,1 GW añadidos en 2019.

La Unión Europea, como región, alcanzó en su conjunto el segundo lugar, con un  total de 16 GW instalados, con España (4,4 GW) y Alemania (3,9 GW) tirando del carro fotovoltaico del viejo continente y colocándose en el Top 10 de países. A continuación figuran Estados Unidos (13,3 GW) e India (9,9 GW), que con China completan el podio de la clasificación. Japón (7 GW), Vietnam (4,8 GW), Australia (3,7 GW), Ucrania (3,5 GW) y Corea (3,1 GW), completan el ranking mundial.

En total, la contribución fotovoltaica asciende a cerca del 3,0% de la demanda de electricidad en el mundo. La contribución de la energía fotovoltaica a la descarbonización de la combinación energética está progresando, con un ahorro de energía fotovoltaica de hasta 720 millones de toneladas de CO2eq en función de la capacidad instalada a fines de 2019.

La energía fotovoltaica contribuye a reducir las emisiones globales de CO2 en un 1,7% o 2,2 % de las emisiones relacionadas con la energía y 5,3% de las emisiones relacionadas con la electricidad. Queda mucho por hacer para descarbonizar por completo y el despliegue fotovoltaico debería aumentar en al menos un orden de magnitud para hacer frente a los objetivos definidos durante la COP21 en París.

En los próximos años, la energía fotovoltaica tiene el potencial de convertirse en una fuente importante de electricidad a un ritmo extremadamente rápido en varios países de todo el mundo. La velocidad de su desarrollo proviene de su capacidad única para cubrir la mayoría de los segmentos del mercado; desde sistemas domésticos muy pequeños hasta plantas de energía de tamaño de servicio público (hoy más de 1 GWp).

La energía fotovoltaica sigue un camino de rápido crecimiento, que podría ser respaldado en los próximos años por dos facilitadores clave: la disminución de los precios de las baterías, la rápida incorporación de vehículos eléctricos y la aparición de plantas comerciales de producción de hidrógeno verde.

 

Fuente: El Periódico de la energía