Factor

El PIB de España se duplicaría en una década con un modelo sostenible y socialmente responsable

martes, 31 de marzo de 2020 | Mitigación

 

La aplicación de un modelo económico en el que las empresas incorporaran masivamente los criterios de sostenibilidad y responsabilidad social durante los próximos diez años, implicaría añadir hasta 1,2 billones de euros al Producto Interior Bruto (PIB) español, lo que supone duplicar el actual.

Así se desprende del último estudio basado en los modelos de regresión del Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial y el Foro Económico Mundial (WEF), y con entrevistas a ejecutivos del Ibex, gestores públicos, pymes, autónomos y resto de líderes de opinión.

En concreto, tras la aplicación durante una década de esos criterios, los de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) aportarían hasta 300.000 millones de euros anuales; los de Comercio Sostenible y Responsable otros 300.000 millones y la Digitalización otros 180.000 millones cada año.

Dentro de los criterios RSE se incluyen, por ejemplo las acciones encaminadas a ayudar a las personas más vulnerables a través de la atención a las personas mayores o programas de vivienda en alquiler, entre otras; las de comercio sostenible, acciones de protección del medio ambiente; y la digitalización, encaminada, sobre todo, a que las grandes empresas colaboren en que las administraciones y pymes digitalicen sus procesos.

Asimismo, los criterios medioambientales, sociales y de gobernanza empresarial (ESG, por sus siglas en inglés) aportarían 100.000 millones anuales; los de la banca sostenible otros 100.000 millones; mientras que la propia reducción de las emisiones contaminantes sumarían también 100.000 millones cada año al PIB español.

El modelo de aplicación de estos criterios responsables responde a una evolución desde el momento en el que una compañía no solo tiene en cuenta a sus accionistas para llevar a cabo sus actividades e inversiones, sino también incluye al resto de grupos de interés, entre los que se encuentran los proveedores, los empleados y, en su conjunto, la sociedad.

 

Fuente: El Periódico de la Energía