Factor

El reto de China: reducir su consumo energético hasta un 3% en 2021

jueves, 11 de marzo de 2021 | Mitigación

 

China se ha fijado como objetivo reducir un 3% su consumo energético por cada unidad del Producto Interior Bruto (PIB) en 2021.

El informe sobre la labor del Gobierno presentado ante la Asamblea Nacional Popular recoge el nuevo reto energético de China. El país asiático ha elaborado un plan quinquenal 2021-2025 en el que prevé que el consumo de energía por unidad del PIB se reduzca un 13,5%, mientras que las emisiones de dióxido de carbono deberían descender un 18%.

Según recoge la agencia EFE, China también incluye como parte de su «plan de acción» que las emisiones de CO2 alcancen su punto máximo antes de 2030. A partir de este momento se debería iniciar un descenso continuado que le permitirá alcanzar la neutralidad de carbono en 2060. China comunica que ha batido su récord de instalación de potencia renovable en 2020

El informe de trabajo del Gobierno presentado por el primer ministro chino, Li Keqiang, también señala que el país acelerará “nuevos mecanismos comerciales” para lograr este objetivo de reducir su consumo energético hasta un 3% en 2021, así como “nuevas políticas para canalizar apoyo financiero al desarrollo verde y bajo en carbono“.

China también se compromete a controlar la contaminación atmosférica

  • Desarrollar “activamente” la energía nuclear “con la seguridad como premisa”, de tal manera que la capacidad instalada de esta energía llegará a los 70 millones de kilovatios, según el borrador del plan quinquenal.
  • Establecer un “sistema energético limpio, seguro y eficiente”.
  • Alcanzar una participación de la energía no fósil en el consumo total de energía aumentará a alrededor del 20 %, según el borrador del plan quinquenal, el cual prevé también objetivos para 2035.
  • Prevenir y controlar la contaminación atmosférica y reducir, de este modo, en un 10 % la concentración de partículas PM 2,5 -las más nocivas para la salud- en el aire en sus grandes ciudades.

 

Fuente: Ambientum