Factor

El riesgo climático puede desatar una recesión financiera

martes, 18 de febrero de 2020 | Adaptación


El riesgo por eventos climáticos extremos sigue sin contabilizarse en los mercados financieros. Necesitan planificar el riesgo climático o enfrentar una corrección extrema, avisa un estudio de la UC Davis.

Sin un mejor conocimiento del riesgo, el inversionista promedio de activos energéticos solo puede esperar que el próximo evento extremo no desencadene una corrección repentina, según la investigación, publicada en la revista Nature Energy.

"Si el mercado no hace un mejor trabajo de contabilidad para el clima, podríamos tener una recesión, algo que nunca hemos visto antes", dijo el autor del artículo, Paul Griffin, profesor de contabilidad en la Escuela de Posgrado de Gestión de la UC Davis.

El mensaje central en su última investigación es que hay demasiado "riesgo sin precio" en el mercado de la energía. "El riesgo sin precio fue la causa principal de la Gran Recesión en 2007-2008", dijo Griffin. "En este momento, las compañías de energía asumen gran parte de ese riesgo. El mercado necesita evaluar mejor el riesgo y factorizar el riesgo de clima extremo en los precios de los valores", dijo.

Por ejemplo, las altas temperaturas excesivas, como las experimentadas en los Estados Unidos y Europa el verano pasado, pueden ser mortales. No solo interrumpen la agricultura, perjudican la salud humana y obstaculizan el crecimiento económico, sino que también pueden abrumar y neutralizar grandes partes de la distribución de energía, como lo hicieron en el norte de California durante la pasada oleada de incendios.

El clima extremo también puede amenazar otros servicios, como el suministro de agua y el transporte, que a su vez afecta a empresas, familias y ciudades y regiones enteras, a veces de forma permanente. Todo esto tensa las economías.

"A pesar de estos riesgos obvios, los inversores y los administradores de activos han sido notablemente lentos para conectar el riesgo climático físico con las valoraciones del mercado de las compañías", dijo Griffin en su artículo.

"La pérdida de bienes es lo que ocupa todos los titulares, pero ¿cómo están lidiando esto las empresas? Las amenazas a las empresas podrían perturbar todo el sistema económico". Las ubicaciones climáticamente vulnerables también influyen en el riesgo para los mercados energéticos. En Estados Unidos, el refino de petróleo se encuentra en la costa del Golfo, un área expuesta al aumento del nivel del mar y tormentas intensas. La infraestructura de transmisión de las compañías de energía se encuentra en áreas áridas, lo que aumenta el riesgo de daños, como la destrucción por los recientes incendios forestales en California. Además, no está claro si habrá seguro disponible para cubrir dichos riesgos. Hay que agregar litigios y sanciones.

"El riesgo de litigios climáticos ya incluido en las reservas de energía (después, por ejemplo, de un prolongado caso judicial de ExxonMobil en la década de 1990) resultaría insuficiente". En resumen, el riesgo climático de clima extremo es difícil de predecir.

"Si bien los modelos de riesgo climático patentados pueden ayudar a algunas empresas y organizaciones a comprender mejor las condiciones futuras atribuibles al cambio climático, el riesgo climático extremo sigue siendo muy problemático desde el punto de vista de la estimación del riesgo", concluyó en el artículo.

"Esto se debe a que con el cambio climático, los patrones del pasado no son una guía para el futuro, ya sea un año, cinco años o 20 años. Los inversores también pueden normalizar los impactos climáticos extremos con el tiempo, descontando su importancia futura".


Fuente: europa press