Factor

El sector papelero se propone reducir sus emisiones de CO2 un 80% para 2050

viernes, 09 de junio de 2017 | Mitigación

Durante la presentación del informe, además de ofrecer las cifras económicas del sector, también se puso de manifiesto el compromiso con la sostenibilidad del sector papelero, que también trabaja en buenas prácticas y en el cuidado del entorno y las personas.

El sector papelero español apuesta por la madera local. De hecho, un 98% de la celulosa procede de plantaciones locales. “La industria papelera es una de las grandes interesadas en el buen uso de los bosques, de su protección y de su cuidado, por eso fomentamos que todos los proveedores de materias primas estén certificados”, comentó Enrique Isidro, presidente de Aspapel.

En cuanto al consumo de energía, el sector a nivel europeo se ha impuesto como objetivo reducir sus emisiones de CO2  en un 80% para 2050. Aunque importante es también la labor que el sector lleva a cabo en materia de reciclaje. Las fábricas españolas reciclan 5,2 millones de toneladas de papel y cartón. “La industria papelera es una las grandes promotoras e impulsoras del reciclaje”, aseguró Isidro.

El informe también pone atención a la importancia que para la industrialización del país tiene el sector papelero ya que emplea directamente a 5.226 personas e indirectamente a 16.833.

El futuro del sector en cifras

El sector papelero sigue en recuperación, sin embargo, en 2016 esta recuperación se ralentizó un 0,4% en línea con la desaceleración del consumo de papel que creció un 0,6%. El ejercicio de 2017 se prevé más favorable ya que en abril experimentó un crecimiento del 3,2% en la producción de papel. Las 10 plantas fabricantes de celulosa en nuestro país produjeron 1.676.500 toneladas.

En la presentación del Informe Estadístico Anual del Sector papelero, Enrique Isidro, presidente de Aspapel, recalcó la fortaleza exportadora de la industria papelera en España: “Exportamos el 55% de la celulosa y el 46% del papel, el 57% de la facturación procede del comercio exterior. Esto se traduce en que tenemos un producto de gran calidad, pero tenemos que luchar por ser competitivos y es muy difícil serlo sin una regulación energética en nuestro país”.

Isidro también destacó el reposicionamiento sectorial y el potente ciclo inversor: “Tenemos que reposicionarnos por eso reforzamos la producción para productos de embalaje y papeles especiales, productos con mayor proyección y valor añadido”. Las inversiones previstas para 2017 ascienden a 372 millones de euros un 13% más que en el pasado ejercicio.

 

 

Fuente: Corresponsables