Factor

El sector renovable se reactiva en España: después de dos semanas con servicios mínimos vuelve a funcionar

martes, 14 de abril de 2020 | Mitigación

 

Después de quince días de paralización total de la actividad en el sector renovable, a excepción de aquellas consideradas esenciales y de servicios mínimos, la industria vuelve de nuevo a reactivarse. Eso supone que todas las fábricas de producción y la construcción de proyectos tanto eólicos como fotovoltaicos se ponen en marcha al finalizar el plazo para las limitaciones a la actividad dentro del estado de alarma.

Fabricantes de aerogeneradores han anunciado que «tras la conclusión del periodo de restricción excepcional de movilidad definido por el Real Decreto 10/2020, las compañíaa reanudarán su actividad productiva».

También en el sector fotovoltaico se les abre la puerta para la vuelta al trabajo, por lo que todas las empresas del sector que estén preparadas, podrían continuar con el trabajo que se dejó de hacer hace quince días.

Para poder llevar a cabo las actividades se ha puesto a disposición una guía de actuación y procedimientos a seguir pactada entre la patronal y los sindicatos a partir de las recomendaciones de Sanidad y con el fin de garantizar la prevención y la seguridad ante el virus.

Entre otras medidas, para las labores que se lleven a cabo en la construcción de parques, se incluye un amplio abanico de medidas de prevención de distinta índole, entre las que figura contar con termómetros a disposición de los trabajadores en las propias obras y la recomendación de no compartir herramientas o de no formar corrillos en los descansos.

Además, la guía incluye procedimientos en caso de trabajadores con síntomas y vulnerables, o las relacionadas con el higiene del empleado y el lugar de trabajo, o cómo organizar la entrada a la obra y las zonas comunes, como vestuarios o comedores, por turnos para garantizar las distancias mínimas.

De igual forma, fija que el trabajo se distribuya de forma que se garantice las distancias de seguridad y que se pida a los trabajadores que se cuiden de guardarlas. En caso de no ser posible, deberán utilizar los equipos de protección individual (mascarillas).

Asimismo, los empleados deberán llevar siempre «guantes apropiados al oficio» y, «en ningún caso, compartir equipos de trabajo como arneses o protectores auditivos u oculares».

Además, la guía pide también «evitar compartir las herramientas de mano, los móviles, los vehículos u otros equipos» y que, en caso de que sea necesario hacerlo, «se realice la oportuna limpieza en sus asideros o zonas de contacto más habituales antes de cambiar de usuario».

Por último, se reducirán al máximo los viajes y las visitas a las obras, así como «las reuniones o actividades grupales que supongan contacto entre personas, salvo las estrictamente necesarias y guardando las distancias de seguridad». También se establecerán horarios y zonas concretas para recibir materiales y mercancías.

 

Fuente: El Periódico de la Energía