Factor

España - Transición Ecológica y FEMP trasladan una guía de buenas prácticas para la gestión de residuos

martes, 17 de marzo de 2020 | Mitigación

 

Se trata de una serie de directrices de buenas prácticas que ha comunicado a Ayuntamientos, Diputaciones, Cabildos y Consejos Insulares, sobre la gestión de residuos y que han sido debatidas previamente con todas las autoridades competentes.

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico han trasladado este viernes una serie de recomendaciones sobre la gestión de residuos domésticos para personas que se encuentren aisladas o en cuarentena debido al brote de COVID-19, tanto relativos al manejo domiciliario como a la gestión de la bolsa con los residuos.

En el caso del manejo domiciliario de los residuos, se aconseja eliminar en un cubo de basura dispuesto en una habitación, preferiblemente con tapa y pedal de apertura, el material desechable utilizado por la persona enferma y sus cuidadores (guantes, pañuelos, mascarillas), el equipo de protección individual (EPI) del personal sanitario (excepto gafas y mascarilla) y cualquier otro residuo del paciente.

La bolsa de plástico donde se deposite este material, recalcan, debe tener cierre hermético y cerrarse antes de sacarse de la habitación, según recomiendan. En el caso de la mascarilla y las gafas, señalan que se deben retirar fuera de la habitación del paciente, donde aconsejan que haya un recipiente adecuado y con bolsa de plástico de cierre hermético.

Después de cada depósito de residuos en las mismas, las bolsas deberán cerrarse de manera hermética y ser depositada exclusivamente en el contenedor de fracción resto, estando terminantemente prohibido depositarla en cualquier otro contenedor de residuos.

Esta bolsa se destinará directamente a vertedero o incineración sin proceder a su apertura manual, si ello es posible, y en caso de que sea necesario el tratamiento previo, este se realizará de forma automática evitando la apertura manual de las mismas, aconsejan.

Asimismo, señalan que la recuperación de materiales solo se realizará de forma automática. Así, para extremar la seguridad, las autoridades competentes podrán acordar que los materiales queden almacenados durante al menos 72 horas.

Tanto para la recogida de residuos como en todas las plantas que reciban esas bolsas, indican, se desarrollarán protocolos específicos para la protección de los trabajadores o se revisarán los existentes con el mismo objetivo y se dotará de los equipos de protección individual (EPI) necesarios para los trabajadores.

Igualmente, recogen la posibilidad de establecer recogidas diferenciada de las bolsas procedentes lugares con un elevado nivel de afectados por COVID19 (residencias, hoteles hospitalizados, etc.) mientras dure la crisis.

En este caso, aconsejan que estas bolsas se identifiquen externamente y de manera fácil (por ejemplo mediante cinta aislante o similar) y se depositen conforme a la forma que establezcan las autoridades responsables de la recogida de residuos.

En relación con la gestión de residuos procedentes de hospitales, ambulancias, centros de salud o laboratorios en contacto con COVID-19, las recomendaciones indican que se siga lo dispuesto para los mismos en la regulación autonómica sobre residuos sanitarios, como viene haciéndose habitualmente.

 

Fuente: ecoticias