Factor

España convoca una nueva subasta renovable por 3.000 MW eólicos y fotovoltaicos

lunes, 29 de mayo de 2017 | Mitigación

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, ha anunciado esta mañana la convocatoria de una nueva subasta de ayudas para 3.000 MW de potencia renovable, durante las jornadas de lanzamiento de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. En esta ocasión estará restringida sólo a eólica y fotovoltaica y se celebrará tan pronto como sea posible. España necesitará 10.000 MW nuevos de centrales de gas natural.

Rajoy ha indicado que en el anterior concurso, fallado hace unas semanas, las ofertas de los participantes han triplicado el cupo en almoneda, también por 3.000 MW, lo que demuestra, a su juicio, la confianza existente en el marco regulatorio vigente. La puja, ha dicho, es un buen ejemplo de la transición energética eficiente que quiere acometer el país, basada en un marco legal estable que minimice los costes a los consumidores.

El borrador Del Real Decreto de la convocatoria, remitido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia para información pública con carácter de urgencia, abunda en esa idea y resalta que la anterior licitación se ha saldado sin ningún tipo de coste para los consumidores, al menos durante el primer período regulatorio, los primeros seis años de la próxima década; en un futuro, no obstante, las centrales adjudicatarias sí podrían recibir ayudas para conseguir la rentabilidad razonable que en ese momento se establezca en función del precio del dinero.

 

Las mismas reglas

El borrador del decreto de convocatoria indica que la nueva subasta, que se celebrará tan pronto como sea posible, tendrá las mismas reglas que la anterior; de hecho, remite a la misma orden y las mismas resoluciones ministeriales que las concretaron. En resumen, los participantes licitarán con el sistema de sobre cerrado en una puja descendente de carácter marginal, en la que se tomarán como referencia los parámetros retributivos de unas instalaciones-tipo; se ofertarán descuentos sobre las ayudas a la inversión y ganarán las ofertas que menos ayudas pidan; en caso de empate al renunciar a las ayudas, gana la eólica, porque genera más horas al año.

Ahora bien, a diferencia de la anterior, la nueva subasta se restringe únicamente a eólica y fotovoltaica, que volverán a competir entre sí, porque son las dos tecnologías que más han superado el cupo asignado en la ya celebrada; en el resto, el volumen de potencia adicional ha sido mucho más reducido.

Fuentes del sector indican que muchos proyectos de otras tecnologías no se presentaron porque las particulares reglas del concurso hacían materialmente imposible que resultaran ganadoras. En la subasta celebrada, sólo 20 MW de los 3.000 adjudicados no fueron eólicos. El Ministerio de Energía no ve problema en ello, al menos de momento; quiere que se conecten las tecnologías que generen un mayor volumen de energía al menor coste posible.

La subasta se destina a proyectos nuevos, con equipos nuevos y sólo en el territorio peninsular. El Gobierno preveía otro concurso renovable para las islas antes del verano, pero de momento se queda aplazado.

 

 

Fuente: El Economista