Factor

España entra en el Top 10 mundial de capacidad renovable

miércoles, 08 de abril de 2020 | Mitigación

 

El sector de energía renovable agregó 176 gigavatios (GW) de capacidad de generación a nivel mundial en 2019, cantidad ligeramente más baja que los 179 GW agregados un año antes, según el anuario estadístico de la capacidad renovable que realiza Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA). España, como en sus mejores tiempos, volvió a brillar, incrementando la capacidad renovable en más de 6 gigavatios. Un impulso que le valió para desplazar a Francia y colocarse en el décimo puesto del Top 10 mundial por capacidad renovable instalada, con un total de 54.592 MW, pisándole los talones a Italia y Rusia.

Por tecnologías, la posición de España mejora. En el ranking mundial por capacidad eólica, España ocupa un meritorio quinto lugar en la clasificación, con un total de 25.553 MW, cantidad que supuso una mejora de 2.148 MW respecto a la acumulada un año antes.

Por lo que hace referencia a la tecnología solar, España ocupa una meritoria novena posición, con un total de 11.065 MW, después de haber aumentado la capacidad instalada en algo más de 4.000 MW.

Las estadísticas anuales de capacidad renovable 2020 de IRENA muestran que las energías renovables se expandieron un 7,6% el año pasado, al añadirse capacidad por un total de 176 GW, con Asia dominando el crecimiento y representando el 54% de las adiciones totales. La nueva energía renovable representó el 72%  de toda la expansión de energía el año pasado.

Si bien la expansión de las energías renovables se desaceleró el año pasado, el crecimiento total de la energía renovable superó el crecimiento de los combustibles fósiles en un factor de 2,6, continuando el dominio de las energías renovables en la expansión de la energía establecida por primera vez en 2012. La energía solar y eólica contribuyeron con el 90% de la capacidad renovable total agregada en 2019.

«La energía renovable es una fuente rentable de nueva energía que aísla a los mercados de energía y a los consumidores de la volatilidad, apoya la estabilidad económica y estimula el crecimiento sostenible», dijo el director general de IRENA, Francesco La Camera. «Con las adiciones renovables que proporcionaron la mayoría de la nueva capacidad el año pasado, está claro que muchos países y regiones reconocen el grado en que la transición energética puede ofrecer resultados positivos».

«Si bien la trayectoria es positiva, se requiere más para poner la energía global en el camino del desarrollo sostenible y la mitigación del clima, los cuales ofrecen importantes beneficios económicos», continuó La Camera. “En este momento desafiante, recordamos la importancia de construir resiliencia en nuestras economías. En lo que debe ser la década de acción, se necesitan políticas habilitadoras para aumentar las inversiones y acelerar la adopción de energías renovables «.

Las energías renovables representaron al menos el 70% de la expansión de la capacidad total en casi todas las regiones en 2019, excepto en África y Oriente Medio, donde representaron el 52% y el 26% de las adiciones netas, respectivamente. Las adiciones llevaron la participación renovable de toda la capacidad de energía global al 34,7%, en comparación con el 33,3% a finales de 2018. La expansión de la capacidad no renovable a nivel mundial siguió las tendencias a largo plazo en 2019, con un crecimiento neto en Asia, Oriente Medio y África, y desmantelamiento neto en Europa y América del Norte.

La energía solar agregó 98 GW en 2019, el 60% de los cuales se encontraba en Asia. La energía eólica se expandió en cerca de 60 GW, liderada por el crecimiento en China (26 GW) y Estados Unidos (9 GW). Las dos tecnologías ahora generan 623 GW y 586 GW respectivamente, cerca de la mitad de la capacidad renovable global. La energía hidroeléctrica, la bioenergía, la geotérmica y la energía marina mostraron una expansión modesta año tras año de 12 GW, 6 GW, 700 MW y 500 MW, respectivamente.

Asia fue responsable de más de la mitad de las nuevas instalaciones a pesar de expandirse a un ritmo ligeramente más lento que en 2018. El crecimiento en Europa y América del Norte aumentó sobre el año anterior. África agregó 2 GW de capacidad renovable en 2019, la mitad de los 4 GW que instaló en 2018.

 

Otros aspectos destacados por tecnologías fueron:

Energía hidroeléctrica: el crecimiento fue inusualmente bajo en 2019, posiblemente porque algunos proyectos grandes no cumplieron con las fechas de finalización esperadas. China y Brasil representaron la mayor parte de la expansión, cada uno sumando más de 4 GW.

Energía eólica: la energía eólica funcionó particularmente bien en 2019, expandiéndose en casi 60 GW. China y Estados Unidos continuaron dominando con incrementos de 26 GW y 9 GW respectivamente.

Energía solar: Asia continuó dominando la expansión de la capacidad solar global con un aumento de 56 GW, pero fue menor que en 2018. Otros aumentos importantes se registraron en Estados Unidos, Australia, España, Ucrania y Alemania.

Bioenergía: la expansión de la capacidad de bioenergía siguió siendo modesta en 2019. China representó la mitad de toda la nueva capacidad (+3,3 GW). Alemania, Italia, Japón y Turquía también vieron expansión.

Energía geotérmica: la capacidad de energía geotérmica creció 682 MW en 2019, un poco más que en 2018. Nuevamente, Turquía lideró el mercado con una expansión de 232 MW, seguida de Indonesia (+185 MW) y Kenia (+160 MW).

Electricidad fuera de la red: la capacidad fuera de la red creció en 160 MW (+ 2%) para alcanzar 8,6 GW en 2019. En 2019, la energía solar fotovoltaica fuera de la red aumentó en 112 MW y la energía hidroeléctrica creció en 31 MW, en comparación con el crecimiento de solo 17 MW para bioenergía.

 

 

Fuente: El Periódico de la Energía