Factor

España establece una línea roja en los objetivos marcados en la nueva Ley de Cambio Climático: nunca podrán ser rebajados en el futuro

martes, 19 de mayo de 2020 | Mitigación

 

El Proyecto de Ley de Cambio Climático establece una serie de objetivos nacionales para el año 2030 en su lucha contra el cambio climático.

Entre estos objetivos está reducir  las emisiones de gases de efecto invernadero del conjunto de la economía española en, al menos, un 20% respecto del año 1990. Además, se pretende alcanzar en el año 2030 una penetración de energías de origen renovable en el consumo de energía final de, al menos, un 35%, y que al menos, un 70% de generación del sistema eléctrico sea a partir de energías de origen renovable.

Así mismo, el objetivo quiere mejorar la eficiencia energética disminuyendo el consumo de energía primaria en, al menos, un 35%, con respecto a la línea de base conforme a normativa comunitaria.

Tambiém, y a más tardar en el año 2050, España deberá alcanzar la neutralidad climática, con el objeto de dar cumplimiento a los compromisos internacionalmente asumidos, y sin perjuicio de las competencias autonómicas, y el sistema eléctrico deberá estar basado, exclusivamente, en fuentes de generación de origen renovable.

Fuentes del Ministerio han asegurado que estos objetivos son para el Gobierno una línea roja a la hora de negociar la Ley de Cambio Climático con el resto de formaciones políticas en el Congreso de los Diputados.

Estas mismas fuentes señalan que si se sale con una menor ambición no será por los partidos que forman el Ejecutivo, pero que por parte de ellos estos objetivos marcados son el mínimo a establecer. De ahí hacia arriba.

Por ello el Gobierno se guarda un as bajo la manga ya que se autoriza al Consejo de Ministros a revisar al alza los objetivos establecidos de reducción de emisiones y de penetración de renovables siempre y cuando sea necesario para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, para cumploir con la normativa europea o adaptarlos a la evolución de los avances tecnológicos y del conocimiento científico.

En cualquier caso, la revisión de los objetivos establecidos solo podrá contemplar una actualización al alza de las sendas vigentes de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero e incremento de las absorciones por los sumideros. Ni un paso atrás quiere dar el Gobierno.

 

Fuente: El periódico de la energía