Factor

España no ejecutó el presupuesto de adaptación al cambio climático en 2016

lunes, 10 de abril de 2017 | Adaptación

Pese a reconocer en sus informes que España es un país "muy vulnerable a los impactos del cambio climático y que estos se agravarán", el proyecto de Presupuestos Generales presentado esta semana señala que el pasado año no se ejecutaron los 17,1 millones previstos para adaptación.

Así lo pone de manifiesto el proyecto de cuentas que el Ejecutivo ha presentado esta semana, en el que cifra con un “cero” la ejecución de los 17,1 millones de euros que había previstos el pasado año para el programa PIMA Adapta (Plan de Actuaciones prioritarias en agua, costas y biodiversidad).

España pertenece al grupo de países que han decidido, siguiendo las recomendaciones de los científicos, que las políticas de adaptación al cambio climático estén al mismo nivel que las de mitigación (reducción de gases contaminantes) ya que aunque las emisiones a la atmósfera cesasen hoy, la acumulación de las que ya hay persistirá varios siglos con sus correspondientes impactos.

Entre las consecuencias que los informes del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) predicen para España están un avance de la desertización (que podría abarcar el 80 % de la península en la segunda mitad de siglo), descenso del agua dulce disponible, o incremento de la intensidad de temporales y lluvias torrenciales.

Con el fin de prepararse para estos impactos, el Gobierno incluyó por primera vez una partida para la adaptación al calentamiento en 2015 denominada PIMA Adapta: 12,1 millones de euros para 46 actuaciones como la restauración de dunas, marismas y humedales, estabilización de las partes bajas de los estuarios o la reducción de la erosión.

Estas medidas de protección frente a impactos se llevaron a cabo “donde los informes nos dicen que hay que actuar”, dijo en su momento la ministra Isabel García Tejerina, y su presupuesto fue ejecutado en su totalidad, según consta en las cuentas públicas.

El PIMA Adapta se mantuvo en las cuentas de 2016, con cinco millones más hasta un total de 17,1, sin embargo el proyecto de presupuestos 2017 asegura que no hubo ejecución de esta partida ni la dota en este ejercicio.

Los presupuestos sí contemplan dos transferencias de 3 y 2,5 millones a Comunidades Autónomas, que no se mencionan, para actuaciones enmarcadas en el PIMA Adapta que no se ejecutaron, de las que la partida más alta corresponde a actuaciones en la costa y la más pequeña en los ecosistemas.

Además, hay 2 millones presupuestados para un convenio con la Fundación Biodiversidad destinado a acciones en cambio climático, que no especifica que sean para adaptación.

El Gobierno indica que la financiación a la adaptación procede de los ingresos que recibe de las subastas de derechos de emisión (lo que paga la industria y el sector de la generación eléctrica por contaminar), que en el periodo 2012-16 ascendieron a 1.600 millones.

Vuelve la financiación al IPCC

En el capítulo dedicado al cambio climático en los presupuestos vuelve a aparecer una contribución de 50.000 euros al Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC), creado por la ONU y la Organización Meteorológica Mundial en 1988, como la principal autoridad científica para asesorar a los países en cambio climático.

La renovación de la cúpula directiva de este órgano científico en 2016 no incluyó a ningún científico español, ni tampoco ha seleccionado a ninguno para la elaboración de un informe especial sobre los impactos de un aumento de temperatura de 1,5 grados.

En las cuentas también consta que España sigue pagando derechos de emisión por no cumplir los objetivos de reducción de emisiones comprometidos en los llamados sectores difusos que corresponde gestionar al Gobierno (menos gases del transporte, de la agricultura, etc).

En 2017 hay 9 millones presupuestados para compra de derechos de emisión, la misma partida que en2016 y una cifra menor a los 24 millones que se pagaron en 2015.

 

 

Fuente: Efeverde