Factor

Eurodiputados piden una transición justa para la pesca

martes, 12 de noviembre de 2019 | Mitigación

"La pesca es una víctima del cambio climático", exclamó ayer ante la Eurocámara el popular Francisco Millán Mon. El apretado corsé de la Política Comunitaria de Pesca (PCP) en materia de reducción de esfuerzo pesquero, de búsqueda del Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) y de descartes cero es solo una de las amenazas que se ciernen sobre la sostenibilidad de una industria vital para la supervivencia de las comunidades pesqueras gallegas. La otra tiene como protagonista al calentamiento global, que ha hecho mermar las poblaciones de peces y la productividad en las últimas décadas en regiones como la Península Ibérica, el Mar del Norte o el Mar Báltico.

 

Reducción de emisiones

Eso sostiene el investigador Hans-Otto Pörtner, quien presentó ayer en la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo los resultados de un informe en torno al impacto que está teniendo este fenómeno sobre los océanos y la criosfera: "La acidificación y la calcificación son las repercusiones más palpables, pero la concentración de CO2 está repercutiendo en el comportamiento de los animales (...) Los ecosistemas de mañana estarán sin duda más empobrecidos", alertó el alemán antes de llamar a la flota a arrimar el hombro: "Debe ser neutra desde el punto de vista del carbono para el 2030, con una reducción del 65 % de sus emisiones", recomendó. 

 

Doble factura

Otra losa más para una industria que ya está pagando una factura muy cara: su materia prima se resiente por la actividad de sectores mucho más contaminantes. "La pesca tiene mucha menos huella de carbono que o tras actividades extractivas como la ganadería, por ejemplo", deslizó Millán Mon tras defender el ingente esfuerzo de la flota por mejorar la selectividad de las artes para cumplir con el techo de cuotas.

Casos como el de las poblaciones de bacalao del Mar Báltico que, a pesar de las restricciones impuestas siguen en muy mal estado, demuestran que detrás del deterioro de ciertos stocks se esconde un problema de corte climático. En el Mar del Norte la especie ha perdido sus zonas de desove por falta de oxígeno y por el aumento de la temperatura del agua. Por eso el eurodiputado Nicolás González exigió dejar de apuntar con el dedo al sector: "Tenemos comunidades pesqueras que dependen de la pesca y se ven afectadas (...) La pesca es una víctima no una causante como en ocasiones nos quieren hacer creer", sostuvo. El gallego defendió la necesidad de contar con un plan especial para que la flota se pueda adaptar a las nuevas exigencias climáticas: "Hay que incluir a estos sectores pesqueros en la transición justa. Hablamos de comunidades que van a necesitar apoyo para resolver los problemas que ocasiona el cambio climático", sugirió.

 

Fuente: VDG