Factor

Europa alcanza en 2017 un nuevo máximo histórico de instalación de nueva potencia eólica

lunes, 19 de marzo de 2018 | Mitigación

Máximo histórico de instalación: 14,75 gigavatios de nueva potencia. Máximo de generación: 353,5 teravatios hora producidos en 2017 (o, sea, un 35% más de electricidad que en 2016, cuando el parque eólico continental generó 260 teras); y un incremento de más del 70% en nueva potencia marina instalada: frente a las costas del Viejo Continente, el sector erigió el año pasado 2.568 nuevos megavatios (mil más que en 2016, cuando fueron instalados 1.558 megas). 

La industria eólica instaló el año pasado en el Viejo Continente 14.750 megavatios de nueva potencia (frente a los 13.200 instalados en 2016). El registro anual de 2017 es el más elevado de toda la historia de la eólica europea. A finales del año pasado, Europa acumulaba 168.993 megavatios de potencia eólica instalada. Ese parque continental produjo 353,5 teravatios hora (260 teras en 2016). La eólica, en fin, sigue firme en Europa, donde, según los datos que acaba de hacer públicos EurObserv'ER, ya hay 169 gigas eólicos instalados; 15,2 están mar adentro, frente a las costas del Viejo Continente (el año pasado fueron enchufados 2.568 megas marinos; un año antes, en 2016, vieron la luz 1.558).

Esos son algunos de los datos que acaba de hacer públicos el último eurobarómetro eólico de la Unión Europea (EurObserv'ER es el observatorio de las energías renovables de la Comisión Europea). A saber: más potencia instalada en tierra firme (154.000 megavatios, MW); más presencia mar adentro (15.200 megas, el 83% de la potencia eólica marina instalada a día de hoy en todo el mundo se halla en aguas europeas); y mucha más electricidad inyectada en las redes del Viejo Continente (la cuota eólica del mix eléctrico europeo ha crecido en un solo año nada más y nada menos que un 35%). Los datos recopilados en el último eurobarómetro eólico no dejan, en fin, lugar a la duda: 2017 ha sido un año top.

Entre los motivos del éxito, EurObserv'ER destaca varios: la rápida caída de los costes de generación de la eólica terrestre, "ayudada -asegura- por la introducción de las subastas"; y la caída más rápida aún de los costes de la eólica marina. Más aún -apuntan desde el eurobarómetro-, el segmento flotante (plataformas flotantes, o sea, no cimentadas sobre el lecho marino, y sobre las que son instalados los aerogeneradores en aguas de más profundidad) está desarrollándose mucho antes de lo previsto. Todo ello -concluye EurObserv'ER- ha propiciado que en muchas regiones del mundo los desarrolladores de parques eólicos compitan ya con los promotores de centrales termoeléctricas de gas.

De regreso a Europa
Alemania continúa siendo cabeza de león. En 2017 ha visto instalar en su territorio hasta 6.440 MW de nueva potencia eólica, lo que supone un nuevo máximo anual nacional. El Reino Unido ha sido la segunda nación por potencia instalada, 2.780 megavatios, y Francia se ha situado en el tercer cajón del podio, con 1.800 megas. En la mitad de la tabla han quedado Polonia (650), Irlanda (538), Finlandia (515) y Bélgica (456). España solo ha añadido a su parque eólico nacional 95 megas, mientras que la rescatadísima Grecia ha sumado 171, la pequeña Austria ha añadido 195 y Dinamarca, que ocupa una superficie similar a la de Extremadura, ha instalado en los doce meses del año pasado hasta 373 MW.

 

 

Fuente: Energías-Renovables