Factor

Europa desarrolla una nueva estrategia industrial, más verde y más digital

miércoles, 06 de mayo de 2020 | Mitigación

 

En marzo, Europa presentaba 'A New Industrial Strategy for Europe', y ahora más que nunca se hace necesario que la Comisión Europea sirva de orientación y palanca para que las empresas europeas salgan del choque de la crisis sanitaria. Si bien las bases en las que se va a sustentar la industria más que nuevas se dirigen a seguir profundizando en su transformación ecológica y digital con todo el potencial de un mercado único. El objetivo es que la industria europea siga mostrando su fortaleza en un panorama mundial en constante cambio. Y como todo proyecto necesita financiación, se perfila también el apoyo del BEI, Banco Europeo de Inversiones para liderar un cambio que tiene que empezar ahora. 

Para que Europa siga siendo competitiva en la escena mundial, la CE señala que necesita ser más ecológica, circular y digital, “tres elementos que transformarán nuestra industria; ayudarán a nuestras Pymes y facilitarán que Europa siga siendo sostenible y competitiva”. Aunque los ejes rectores no son nuevos, sí que sirven de orientación para saber hacia donde dirigirá sus esfuerzos la CE, desarrollando tecnologías y soluciones que ayuden en la consecución de los objetivos.

Como se subraya en el comunicado "A New Industrial Strategy for Europe", “Europa siempre ha sido cuna de la industria, que con el tiempo ha demostrado su capacidad para liderar los cambios. Y debe seguir haciéndolo, ahora que Europa acomete su doble transición hacia la neutralidad climática y el liderazgo digital en un mundo que cambia constantemente. Con su nueva estrategia industrial, la Comisión está preparada para hacer todo lo necesario a fin de garantizar que las empresas europeas sigan estando en condiciones de lograr sus objetivos y hacer frente a la creciente competencia mundial”.

En este sentido, Ursula von der Leyen, Presidenta de la Comisión Europea, señalaba: "La industria europea es el motor del crecimiento y la prosperidad en Europa. Y se encuentra en su mejor momento cuando se apoya en lo que la hace fuerte: su gente y sus ideas, sus talentos, su diversidad y su espíritu empresarial. Esto es más importante que nunca, ya que Europa se embarca en sus ambiciosas transiciones verdes y digitales en un mundo más inestable e impredecible. La industria europea tiene todo lo necesario para liderar el camino y haremos todo lo que podamos para apoyarla".

En cuanto al mercado único de la UE, ofrece a las empresas un gran mercado interior que estimula el comercio y la competencia y aumenta la eficiencia. La mejora de su integración y funcionamiento podría generar más crecimiento en sectores como los productos manufacturados, que se ha calculado entre 183.000 y 269.000 M€ más al año; o el sector servicios con 338.000 M€ más al año, lo que supone un aumento del PIB de la UE de aproximadamente el 12%. 

En este sentido, la política de competencia es una piedra angular del mercado único, ya que mejora la competitividad de las empresas;  contribuye a la igualdad de condiciones; impulsa la innovación y ofrece a los consumidores más posibilidades de elección. "Es esencial que las normas de competencia de la UE estén preparadas para un mundo en constante cambio", señalan desde la UE.

Como define Thierry Breton, Comisionado de Mercado Interior: "Europa tiene la industria más fuerte del mundo. Nuestras empresas, grandes y pequeñas, nos dan trabajo, prosperidad y autonomía estratégica. Gestionar las transiciones verdes y digitales y evitar las dependencias externas en un nuevo contexto geopolítico requiere un cambio radical, y tiene que empezar ahora".

 

Liberar todo el potencial de las Pyme de la UE

Dentro de la nueva estrategia, se reconoce a las Pyme, que representan el 99% del tejido europeo y generan dos tercios de los empleos del sector privado, como esenciales para la competitividad y prosperidad de Europa. dirigidas a fomentar la innovación a través de nueva financiación y centros de innovación digital para facilitar transiciones sostenibles y digitales; reducir la burocracia eliminando obstáculos en el mercado interior y abriendo el acceso a la financiación. 

La UE se ha propuesto liberar todo el potencial de las Pyme, con acciones especiales y la creación de un fondo de oferta pública inicial, cuyas inversiones se canalicen a través de un nuevo fondo público-privado, a lo que se sumará la iniciativa Escalar,  un mecanismo para incrementar la cuantía de los fondos de capital riesgo y atraer más inversión privada).

 

Impacto de la nueva estrategia industrial europea en la industria española

Junto a la publicación del comunicado de la CE, "A New Industrial Strategy for Europe", el Gobierno español también hacía sus primeras declaraciones en un comunicado,  “la Estrategia de la Comisión reacciona al diagnóstico que ya hemos establecido juntos. La industria europea se enfrenta a cambios tecnológicos y climáticos, en el contexto de un mundo altamente globalizado. La única forma en que nuestra industria podrá competir es uniendo nuestras fortalezas nacionales. La crisis del COVID-19 nos recuerda la urgente necesidad de reducir nuestra dependencia de proveedores no europeos. Nuestra soberanía está en juego”.

En ese sentido, se recuerda que si bien las empresas deben aprovechar las oportunidades que presentan los cambios tecnológicos y climáticos, “la Unión Europea y sus estados miembros pueden configurar el entorno político adecuado para que las empresas innoven. Por lo tanto, acogemos con beneplácito la nueva Estrategia Industrial Europea que establece la forma en la que Europa fortalecerá la competitividad de su industria y dominará la transición industrial en curso”.

Asimismo, el Gobierno celebra el compromiso de la Comisión de dedicar más fondos europeos “a cadenas de valor estratégicas, tecnologías clave e innovaciones relevantes. Las Pyme deberían participar plenamente en dichos ecosistemas y estamos preparados para contribuir a la reflexión sobre cómo fomentar su papel”. El instrumento para dar viabilidad a estas cadenas estratégicas son los Proyectos Importantes de Interés Común Europeo (IPCEI), como los que ya se lanzaron con baterías eléctricas o microelectrónica; el área de la salud; el clima o la tecnología digital, lo que “será clave para garantizar nuestra soberanía tecnológica, por ejemplo, para la energía del hidrógeno o la inteligencia artificial”.

 

Fuente: Interempresas