Factor

Europa planea una red de satélites para vigilar las emisiones de CO2

miércoles, 12 de diciembre de 2018 | Mitigación

Europa prevé lanzar un conjunto de satélites que monitorizará las emisiones de dióxido de carbono (CO2) generadas por la actividad humana. La constelación, dentro del programa de observación de la Tierra Copernicus, que coordina la Comisión Europea, será una herramienta para comprobar si los estados cumplen los compromisos alcanzados en el Acuerdo de París sobre el cambio climático, informa Andreas Veispak, director de la Unidad de Datos del Espacio para Retos Sociales y Crecimiento de la Comisión Europea.

Los países firmantes del Acuerdo de París pactaron en 2016 reducir las emisiones de CO2 para mantener el aumento de temperatura global por debajo de 1,5 grados centígrados respecto a la época preindustrial, con el objetivo de minimizar las consecuencias del cambio climático. “Ahora, cada país informa sobre sus propias emisiones”, explicó Andreas Veispak en una entrevista a Big Vangdurante la Semana Europea del Espacio, celebrada la semana pasada en Marsella (Francia). “Monitorizar las emisiones de CO2 desde el espacio permitirá vigilarlas sin tener que depender de los informes individuales de cada estado”.

Los futuros satélites de Copernicus monitorizarán las emisiones de este gas de efecto invernadero a nivel local y a lo largo y ancho de todo el globo, a través sensores de luz infrarroja de alta resolución. El objetivo es que sean capaces de medir las emisiones en toda la Tierra en tres días o menos. Combinando estas mediciones con observaciones desde el suelo, datos sobre la población y modelos sobre la atmósfera, los científicos de Copernicus serán capaces de determinar la cantidad de emisiones de CO2 derivadas de la actividad humana.

En el nuevo programa, liderado por la Comisión Europea, participarán la Agencia Espacial Europea (ESA), la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos (EUMETSAT) y el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (ECMWF). Europa está negociando colaborar también con otros socios internacionales, como China o Estados Unidos. Las fechas de lanzamiento y el número de satélites que formarán la constelación dependerán de las negociaciones, señala Veispak.

Réplica a escala de un satélite Sentinel-3 del programa Copernicus, expuesta durante la Semana Europea del Espacio en Marsella (Elsa Velasco)

Los centinelas de la Tierra

“Copernicus es el mayor programa integrado de observación de la Tierra que existe en el mundo”, declara Andreas Veispak. Su núcleo son los satélites Sentinel, que vigilan la superficie terrestre, los océanos y la atmósfera. Por el momento hay siete satélites en órbita y en los próximos tres años se prevé lanzar otras tres misiones dentro del programa, en el que Europa ha invertido 7.400 millones de euros.

Copernicus procesa los datos de los Sentinel y los que adquiere de otra cincuentena de satélites internacionales, para ofrecer servicios de vigilancia de tierra, mar y aire, así como de gestión de emergencias, seguridad y cambio climático. Todos los datos y resultados de Copernicus se publican en abierto y cualquier usuario los puede descargar gratuitamente a través de internet. En estos momentos, el programa genera 15 petabytes (15.000 billones de bytes) de datos al año, que utilizan más de 300.000 usuarios, principalmente investigadores y pequeñas empresas.

 

 

Fuente: La Vanguardia