Factor

Europa y adaptación a los impactos del cambio climático

lunes, 19 de octubre de 2020 | Mitigación

 

A pesar de la creciente conciencia sobre los impactos del cambio climático y la necesidad de adaptarse, muchas de las ciudades y pueblos de Europa están luchando para manejar los impactos de las olas de calor, las sequías severas y las inundaciones destructivas. Dos informes de la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA AEMA) publicados recientemente destacan la urgente necesidad de actuar para mejorar la adaptación y la resiliencia a nivel del gobierno local y nacional.

Abordar la adaptación al cambio climático en las ciudades es cada vez más urgente, ya que casi el 75% de los europeos vive en zonas urbanas. Se espera que este número crezca en los próximos años. Además, la forma en que planificamos y construimos nuestras ciudades sigue siendo insostenible, dice el informe de la AEMA "Adaptación urbana en Europa: cómo las ciudades y pueblos responden al cambio climático"

Específicamente, la construcción continua en las llanuras aluviales, la mayor cobertura de la superficie del suelo con concreto o asfalto, la pequeña cantidad de espacios verdes y la expansión urbana que invade las áreas propensas a incendios forestales y deslizamientos de tierra están haciendo que las ciudades y pueblos sean mucho más vulnerables.

El informe ofrece la situación más reciente de los esfuerzos de planificación y acción europeos para la adaptación al cambio climático a nivel local.

Si bien muchas autoridades locales se han dado cuenta de la importancia de ser resilientes al cambio climático, el progreso en la planificación de la adaptación sigue siendo lento. La implementación de las medidas de adaptación y el seguimiento del éxito de estas acciones son aún más lentos. El informe dice que las medidas actualmente implementadas se centran principalmente en el desarrollo de conocimientos, la sensibilización o el desarrollo de políticas. Las soluciones de adaptación física, como el desarrollo de más espacios verdes para reducir los impactos de las olas de calor o el ajuste de los sistemas de alcantarillado para hacer frente a las inundaciones repentinas, aún no se han implementado por igual en toda Europa.

La adaptación de las ciudades también es necesaria desde una perspectiva económica. Las áreas urbanas son centros económicos clave que albergan la industria y los servicios. Se necesita una acción concertada en todos los niveles de gobernanza, desde la UE a través del nacional al local, para apoyar la adaptación urbana a través de un mejor acceso al conocimiento y la financiación, el compromiso político y el compromiso comunitario, y la integración de la adaptación en todas las áreas políticas.

Otro informe de la AEMA, 'Seguimiento y evaluación de las políticas nacionales de adaptación a lo largo del ciclo de políticas' , también publicado hoy, destaca la importancia del seguimiento, la presentación de informes y la evaluación y reúne las lecciones aprendidas sobre cómo mejorar las estrategias y planes nacionales de adaptación en el futuro. El informe también presenta ejemplos de cómo los indicadores pueden desempeñar un papel importante en el seguimiento del progreso de la implementación y ayudar a comprender la eficacia de diferentes enfoques y medidas. Además de los indicadores locales y nacionales, otros indicadores a nivel europeo pueden mejorar el panorama de la adaptación en toda la UE.

 

Otros hallazgos claves

Es probable que los impactos más pronunciados del cambio climático en las ciudades europeas sean causados por condiciones meteorológicas extremas, como olas de calor, fuertes precipitaciones, inundaciones y sequías, pero también van en aumento otros riesgos, incluidos incendios forestales y enfermedades transmitidas por vectores.
El número de ciudades y pueblos comprometidos a actuar sobre la adaptación al cambio climático ha crecido sustancialmente en Europa, apoyado por el énfasis en la adaptación urbana en las estrategias nacionales de adaptación, la política de la UE y los marcos internacionales clave.

Las alertas tempranas, la sensibilización y las soluciones basadas en la naturaleza surgen como acciones de adaptación eficaces y rentables. Sin embargo, el éxito de las medidas de adaptación depende en gran medida del contexto y la cantidad limitada de conocimientos sobre el éxito de diversas medidas de adaptación requiere una mejor supervisión y evaluación de las soluciones implementadas.

La ausencia de una visión general única y completa de la planificación y la acción de la adaptación a nivel gubernamental en Europa impide una evaluación detallada del nivel de preparación para el cambio climático en Europa. Se necesitan un seguimiento y una presentación de informes simplificados de los planes y acciones de adaptación locales para que la UE y los gobiernos nacionales apoyen eficazmente la adaptación local.

El apoyo financiero es clave para permitir acciones de adaptación. Para medir la eficiencia de la inversión, se deben conocer los gastos necesarios y planificados, así como el gasto real. Aunque se está progresando lentamente, todavía falta mucha de esta información. Las finanzas públicas se dirigen cada vez más hacia la adaptación al cambio climático, pero las finanzas del sector privado son más difíciles de identificar. Será necesario crear conciencia para que esto se ponga en marcha, ya que se necesitará financiación privada para cerrar la brecha de adaptación.

 

Fuente: Tiempo.com