Factor

Euskadi se perfila como polo de atracción para la eólica flotante global

miércoles, 09 de junio de 2021 | Mitigación

 

Este sistema flotante de tecnología 100% vasca -informa el Gobierno de Euskadi- será probado en las instalaciones de ensayo de BiMEP (Biscay Marine Energy Platform), en la costa de Armintza, "para experimentar su valía y avanzar en el aprovechamiento energético del mar, un recurso clave para la Transición Energética de Euskadi". El prototipo de plataforma de hormigón que está fabricando en Bilbao y ha sido bautizado como DemoSATH y quiere "revolucionar los sistemas flotantes de eólica marina". Según la empresa, las obras se extenderán hasta la primavera 2022 para su posterior instalación en las aguas acotadas del área marina de ensayos BiMEP en verano del mismo año. El ingenio es "tecnología desarrollada íntegramente en Euskadi" y espera convertirse en "la primera experiencia de eólica flotante conectada a la red eléctrica". Según el Gobierno vasco, “el proyecto DemoSATH está demostrando la capacidad que tiene la eólica marina flotante de impulsar a la industria local, ya que más del 70% de la contratación se realizará en Bizkaia”.

El objetivo de este dispositivo será el de probar su rendimiento, capacidad y resistencia durante dos años en condiciones marinas reales fondeado en las instalaciones de ensayo de BiMEP. Se trata de la primera experiencia en aguas estatales que probará un dispositivo eólico flotante en condiciones operativas reales, y el resultado de la misma -explican desde el Ejecutivo vasco- podrá poner esta tecnología a disposición de nuevos parques eólicos en aguas profundas.

 

Tecnología vasca para eólica marina

Se trata de un prototipo de grandes dimensiones y a escala real que consta de una cimentación flotante de hormigón de 30 metros de manga y 67 metros de eslora, sobre la que se colocará un aerogenerador de 2 MW de potencia. El eje de este último se elevará 70 metros sobre la superficie del mar.

Según el Gobierno vasco, el hormigón ofrece numerosas ventajas para dispositivos flotantes marinos frente a otros materiales "como la gran competitividad en coste, el mayor impacto en la generación de empleo local, menor mantenimiento, huella de carbono reducida o menor fluctuación de precio en comparación, por ejemplo, con el acero".

Precisamente, el mar Cantábrico, al igual que la mayoría de los mares y océanos del mundo, cuenta con poca plataforma continental, lo que hace que sus aguas alcancen profundidades de importancia a pocos metros de la costa.

Esto compromete la instalación de eólica marina en base fija, tal y como se hace en el norte de Europa, por lo que el desarrollo de tecnologías flotantes es imperioso para avanzar en nuevos aprovechamientos energéticos renovables que contribuyan a descarbonizar de forma efectiva el suministro energético global, "un reto en el que múltiples empresas tecnológicas de todo el mundo están trabajando y cuyo desarrollo en Euskadi -explica el Gobierno- sitúa a la I+D vasca en punta de lanza en este ámbito".

Biscay Marine Energy Platform, BiMEP, es una infraestructura de ensayo de energías marinas ubicada en Armintza puesta en marcha en el año 2005. Cuenta con un área de ensayo delimitada al tráfico marítimo a 1,5 millas del puerto de Armintza, donde se pueden fondear dispositivos flotantes de generación eléctrica para su ensayo. Cuenta con todos los permisos necesarios tanto para eólica marina como para dispositivos de energías de las olas, y dispone de cuatro cables submarinos conectados a tierra para trasladar tanto la electricidad producida como los datos para el seguimiento de los sistemas en prueba.

 

Fuente: Energías renovables