Factor

Guterres: el cambio climático “una amenaza sin precedentes” para el mundo

lunes, 27 de marzo de 2017 | Adaptación

El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró este jueves que el cambio climático supone “una amenaza sin precedentes y creciente” para la paz, la prosperidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (aprobados en 2015 por 193 países para acabar con la pobreza, combatir la desigualdad y luchar contra el calentamiento global), pero también "una tremenda oportunidad" de impulsar la "economía verde".

Así lo aseguró Guterres en un discurso pronunciado en una reunión de alto nivel sobre el cambio climático y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, celebrada en Nueva York (Estados Unidos) con la presencia del presidente de la Asamblea General de la ONU, Peter Thomson, y la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Patricia Espinosa.Guterres indicó que el cambio climático es una amenaza porque las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono (CO2) siguen aumentando tras superar la barrera de las 400 partes por millón, el año pasado fue el más caluroso jamás registrado en el planeta, el hielo marino se encuentra en “un nivel histórico bajo” y el nivel del mar está más alto que nunca desde que hay datos.

“Esta tendencia es indiscutible. Ya no hay duda. La actividad humana está causando un calentamiento global peligroso. No se trata de una cuestión de opinión. Científicos de todo el mundo han estado sonando la alarma durante años. Su trabajo ha sido revisado y aprobado por todos los gobiernos del mundo a través del Panel Intergubernalmental sobre el Cambio Climático. Estamos tratando con hechos científicos, no con política, y los hechos son claros.

El cambio climático es una amenaza directa en sí misma y un multiplicador de muchas otras amenazas”, afirmó.Además, apuntó que la seguridad alimentaria está “amenazada” por las sequías, un tercio de la población mundial vive en países con “estrés hídrico” y el cambio climático amenaza los medios de subsistencia, la propiedad y las empresas. “Los incendios forestales se están volviendo más comunes.

También lo son las inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos”, añadió.Guterres comentó que “el aumento del nivel del mar amenaza la existencia de naciones y ciudades bajas, de Miami a Bombay”, y que “los mares también se ven afectados por la acidificación y el blanqueamiento de los corales, lo que amenaza a toda la cadena alimentaria marina”.

Señaló que el Acuerdo de París, adoptado en diciembre de 2015 y en vigor desde el pasado 4 de noviembre, cuenta con más de 130 ratificaciones y “cada vez más países están transformando sus promesas en planes nacionales de acción climática”, a lo que se suman ciudades y empresas

.“No sólo la acción ahora es mucho más barata que el coste de la inacción, sino que puede desbloquear un vasto potencial de crecimiento económico en todas las regiones y para todas las personas”, apostilló.“OPORTUNIDAD ENORME”

Por otro lado, Guterres destacó que el cambio climático supone “una oportunidad enorme que no podemos permitirnos perder”, a través de proyectos de energía renovable y leyes climáticas diseñadas para mantener el aumento de la temperatura del planeta por debajo de 2ºC en comparación con los niveles preindustriales.

Así, comentó que la energía solar creció un 50% en 2016, más de la mitad de la nueva capacidad de generación de energía en el mundo proviene ahora de fuentes renovables y los nuevos empleos de este sector superan a los creados en las industrias de petróleo y gas en Estados Unidos y China.“La tendencia es clara.

El mundo está avanzando hacia una economía verde. Los gobiernos y las empresas comprenden cada vez más que no existe un equilibrio entre un medio ambiente saludable y una economía sana. Podemos tener ambos. El negocio verde es un buen negocio. Las energías renovables son un ejemplo.

La eficiencia energética es otro”, recalcó.A este respecto, subrayó que “tiene sentido invertir en combatir el cambio climático para un futuro sostenible” y consideró “de sentido común” hacerlo donde se crearán más empleos, ofrecerá los mayores ahorros de atención médica y tendrá el mayor impacto en el calentamiento global, “dados los hechos sobre el desempleo de los jóvenes, la contaminación del aire y el cambio climático”.

“La forma en que lo hacemos puede ser objeto de debate científico y político, pero no hay duda de que debemos actuar con urgencia y decisión ahora. Ése fue el veredicto de todos los gobiernos del mundo en París en diciembre de 2015. Y sigue siendo la única forma viable de salvaguardar la paz, la prosperidad y un futuro sostenible”, concluyó.

 

 

Fuente: La Información