Factor

Itxaso Gómez: MRV y M&E, una vía de simplificar esfuerzos y evaluar políticas de cambio climático

jueves, 27 de julio de 2017 | Adaptación

Aunque el término se maneja desde hace más de una década, el Acuerdo de París puso de manifiesto la importancia de contar con sistemas que permitiesen una notificación verificada de los avances que se van realizando en materia de acción frente al cambio climático. La suma de los esfuerzos de todos los países es lo que permitirá cumplir la meta marcada sobre la limitación del calentamiento global del planeta. Por ello, es una necesidad internacional homogeniezar cómo se va a realizar este seguimiento.

Pero este tipo de términos, MRV y M&E, no sólo se utilizan en la esfera internacional, sino que son conocidos también a nivel nacional y subnacional. Para entender qué son y por qué son útiles en el nivel local, entrevistamos a Itxaso Gómez, Directora de la División de Consultoría de Factor, que cuenta con más de 10 años de experiencia en el desarrollo de políticas de cambio climático.

 

1.     Cada vez se escuchan más los términos MRV y M&E ligados a las políticas de cambio climático, pero ¿qué son y cuál es su objetivo principal?

Para contestar de forma sencilla y aplicada al contexto local, se puede decir que este tipo de instrumentos sirve para realizar el seguimiento y evaluación de los resultados de las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático que se tiene pensado implantar. Las siglas MRV corresponden a los términos de “Monitoreo, Reporte y Verificación”, dirigidas a la mitigación o reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Y M&E se refiere a “Monitoreo y Evaluación”, enfocado a la adaptación al cambio climático.

A nivel internacional se diferencian, además, por su alcance. Además de distinguir los enfocados a hacer el seguimiento y evaluación de medidas de mitigación o de adaptación, los hay específicos para un proyecto determinado y otros que abarcan distintas medidas, como las contempladas en un Plan de Acción, por ejemplo. Por otra parte, cuando se gestionan fondos de diferentes fuentes y se quiere tener un mayor control sobre cómo se va ejecutando cada partida, en las diferentes etapas de un proyecto, o en diferentes medidas, se desarrollan también sistemas MRV financieros.

2.     Y en un ámbito más localizado, ¿cómo pueden apoyar los sistemas MRV y M&E a una entidad municipal?

El impulso que están teniendo las políticas públicas de cambio climático, como por ejemplo a través de iniciativas como la del “Covenant of Mayors for Climate & Energy” o la del “Compact of Mayors” hace necesario el desarrollo de sistemas que permitan un seguimiento de los avances en la implantación de las medidas, así como en los resultados que se obtienen con ellas. En este sentido, la implantación de un sistema MRV y M&E permite a la entidad responsable hacer ese seguimiento y evaluación de forma periódica y sistemática, asegurando la calidad de la información y facilitando la comunicación de los resultados. En caso necesario, apoya también el seguimiento y control de las partidas presupuestarias que se van ejecutando.

3.     ¿Qué ventajas aporta el disponer de un sistema de MRV y M&E para el seguimiento de las políticas públicas de cambio climático?

Las ventajas son numerosas. Por indicar algunas de las más relevantes, los sistemas de MRV y M&E permiten garantizar una mayor transparencia, precisión y comparabilidad de la información, mejorando su calidad y permitiendo la configuración de bases de datos, que se van engrosando con el tiempo y que a futuro constituyen un activo clave para la toma de decisión.

Además, este tipo de sistemas facilitan la identificación de las relaciones entre los impactos cuantificados y las políticas establecidas para actuar sobre ellos. Y, de forma paralela, apoyan la involucración de las diferentes áreas del gobierno en el seguimiento y evaluación de las políticas públicas de cambio climático.

4.     Y, de cara a una futura implantación, ¿es necesaria alguna condición previa?

Depende del tipo de sistema que se quiera implantar, pero lo habitual suele ser implicar a todas las áreas del Gobierno que tengan responsabilidades en el desarrollo de acciones de mitigación y/o adaptación al cambio climático. En este sentido, es importante también tener claros los flujos de información, tiempos, roles y responsabilidades entre las diferentes áreas implicadas. No se requieren unos conocimientos elevados sobre cambio climático, pero sí es recomendable una base técnica para la interpretación de los resultados que arroja el sistema.

Por otra parte, si el Gobierno en cuestión tiene algún tipo de sistema previo con el que se realice el seguimiento de indicadores, puede ser interesante la integración del módulo de cambio climático en el mismo. De esta forma, se simplifican los esfuerzos necesarios para el seguimiento y evaluación de las políticas en vigor.

Por último, es importante comunicar los resultados obtenidos, tanto internamente como a la población en general. Se pueden aprovechar canales de comunicación que ya estén establecidos para cada público objetivo o diseñar nuevos para este caso concreto, en función de las preferencias de cada caso particular.

5.     Factor trabaja en numerosos países, imagino que tendrá referencias de este tipo de instrumentos…

(Risas) Sí, claro, algunas tenemos. De hecho, en Factor llevamos años diseñando y desarrollando sistemas de MRV y M&E para gobiernos de diferentes países. Los alcances han sido muy diferentes, en función de las necesidades y características de cada cliente. Hemos desarrollado desde softwares específicos hasta herramientas más sencillas en formatos editables. Las más completas son multiusuario, y se han implantado en Gobiernos donde todas las áreas implicadas incorporan su información anualmente para el seguimiento de sus actuaciones. En estos casos, el sistema les devuelve información sobre la distancia existente a las metas marcadas, en función del avance y de los resultados alcanzados cada año.

Los casos más sencillos, se han trabajado en formato Excel o Access, y normalmente son manejados únicamente desde un área de Gobierno, que se encarga de recopilar toda la información e incorporarla en la herramienta. El análisis de los resultados que ofrecen esta clase de herramientas son también más limitados, pero normalmente el área que lo utiliza está más interesada en los datos en bruto que luego trabaja de forma particular.

Geográficamente, hemos trabajado este tipo de soluciones a nivel nacional, en países como por ejemplo en Costa Rica o Perú, a nivel subnacional, en varios estados mexicanos, y a nivel local, en distintos ayuntamientos europeos y latinoamericanos.

La experiencia que nos aporta el trabajar un mismo producto y servicio en diferentes ámbitos geográficos, nos permite un mayor conocimiento y capacidad de adaptar las soluciones que ofrecemos a las necesidades y características de cada cliente.

 

 

Fuente: Factor CO2