Factor

La Comisión Europea propondrá una política alimentaria verde

lunes, 18 de mayo de 2020 | Mitigación

 

La Comisión Europea (CE) presentará el próximo miércoles su estrategia “De la granja a la mesa”, que abre el debate sobre la oportunidad de cambiar la producción de alimentos y elevar las exigencias ambientales a la salida de la pandemia, pero despierta recelos y críticas de los agricultores, que perciben muchas acusaciones y pocos apoyos a la hora de combatir el cambio climático.

El coronavirus retrasó esta estrategia, muy esperada, que plantea modificaciones en la cadena de producción agroalimentaria, y retos muy concretos, como la limitación de pesticidas, fertilizantes y antibióticos; también afecta a la pesca.

El plan “De la granja a la mesa” forma parte del Pacto Verde europeo, piedra angular del equipo de la CE que lidera Ursula von der Leyen y cuya ambición es conseguir en 2050 una economía neutra en emisiones de CO2.

El Ejecutivo comunitario quiere salir de la covid-19 avanzando en la lucha contra el cambio climático, pero las organizaciones que representan a los agricultores y ganaderos han cuestionado si el momento es oportuno y, sobre todo, si ese incremento de exigencias va a poner en riesgo la oferta de alimentos a los ciudadanos europeos que en esta crisis han tenido sus neveras llenas.

 

No hay tiempo que perder

La estrategia no es una propuesta legislativa, sino una comunicación con ideas para abrir la discusión sobre una transición hacia una producción “sostenible”, según el vicepresidente de la CE que la coordina, Frans Timmermans,

Bruselas insiste en que no hay tiempo que perder contra el clima y ve la crisis como una oportunidad para el propio sector agrícola y para que los ciudadanos se replanteen si es conveniente pagar más por alimentos mejores.

Otro propósito es rebajar el desperdicio alimentario, según ha declarado esta semana la comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, ante una reunión de la comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, en la que muchos eurodiputados se hicieron eco de las dudas sobre el “realismo” de estos planes.

La comisaria ha negado una confrontación entre la sostenibilidad y la oferta de alimentos e insiste en que el objetivo es ayudar y no penalizar.

 

Fuente: Agrodiario