Factor

La contaminación y el cambio climático, las mayores amenazas para la salud en Europa

viernes, 10 de junio de 2016 | Mitigación

La mala calidad del aire, el cambio climático, los estilos de vida poco saludables y la división entre las personas y el medio ambiente están afectando cada vez más la salud humana en la región Paneuropea, según el informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial (GEO-6, por sus siglas en inglés), publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE), con el apoyo de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

La contaminación del aire es el mayor riesgo para la salud en la región, con más de 95% de la población urbana de la Unión Europea expuesta a niveles que sobrepasan las directrices de la Organización Mundial de la Salud. En 2012, 500.000 muertes prematuras en la región fueron atribuidas a la mala calidad del aire exterior y 100.000 a la calidad del aire interior.

El cambio climático es una de las mayores amenazas para la salud humana y del ecosistema, además de ser un obstáculo para el desarrollo sostenible y un catalizador de otros riesgos ambientales. Los efectos del cambio climático afectan a la salud a través de las inundaciones, las olas de calor, las sequías y la reducción de productividad agrícola, así como el incremento de la contaminación del aire, las alergias y las enfermedades transmitidas por vectores, los alimentos o a través del agua.

La pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas continúan en la región y son causadas en gran medida por el aumento de cambio de uso de la tierra, particularmente la intensificación agrícola, la urbanización y la fragmentación del hábitat. La pérdida de biodiversidad es elevada en Europa oriental y occidental, con tasas más bajas en Europa central, la Federación de Rusia y los países de Asia central.

Jan Dusik, Director de la Oficina regional del PNUMA para Europa, explicó que el informe "destaca cómo la transición hacia una economía verde inclusiva en la región debe basarse en ecosistemas resilientes, la gestión racional de los productos químicos y de los sistemas de producción no contaminantes, además de en elecciones de consumo saludables". El Sr. Dusik subrayó que "hace falta una mayor cooperación y un enfoque integrado para hacer frente a estos retos transfronterizos, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible".

Según el informe, presentado en la octava Conferencia Ministerial de Medio Ambiente para Europa (MAE), los desafíos ambientales en la región se han vuelto sistémicos y complejos. Los intereses encontrados por los recursos de la tierra se han generalizado en toda la región. Cada día los países de la Unión Europea pierden 275 hectáreas de tierra agrícola debido al sellado del suelo y la ocupación de terrenos. La calidad de la tierra afecta a la salud humana de diversas maneras, a través de los beneficios directos de los alimentos y la nutrición y la tierra es además un espacio para vivir y de recreación para estilos de vida saludables, el ejercicio físico e incluso la salud mental.

El Secretario Ejecutivo del CEPE, Christian Friis Bach, consideró que "este informe proporciona información reciente sobre las cuestiones ambientales emergentes de la región y ayudará a los gobiernos a dar forma a sus políticas". Señaló que los "acuerdos medioambientales multilaterales de la CEPE y otros instrumentos son herramientas para ayudar a que los Estados Miembros enfrenten muchos de estos problemas, desde la calidad del aire y la gestión del agua hasta el acceso a la información, la justicia y la participación pública".

 

FUENTE: newsroom.unfccc.int