Factor

La descarbonización en Finlandia se produce cinco años antes de lo previsto

martes, 16 de enero de 2018 | Mitigación

Finlandia se adelanta cinco años a la prometida descarbonización en el país nórdico: pasará de 2030 a 2025 según el ministro de Medioambiente, el centrista Kimmo Tiilikainen. Helsinki ha explicado que eliminará gradualmente el uso energético del carbón, proceso que culminará en 2025. Según el Gobierno finlandés la aceleración se realizará apoyando el aumento de competitividad de las gasistas a través de reducciones de impuestos, especialmente al biogas. Helsinki había adoptado originalmente la meta de eliminar el uso energético del carbón para 2030 como parte de la estrategia nacional de energía y clima, la aceleración se debe en parte a que varios ayuntamientos propietarios de plantas procesadoras de carbón han aumentado su producción haciendo de estas generadoras una de las mayores fuentes de emisiones contaminantes en Finlandia en 2016.

"Debemos hacer que sea más fácil para las compañías energéticas municipales desprenderse del carbón" ha comentado Tiilikainen agregando que "las modificaciones que mejoren la competitividad del gas natural en relación al carbón deben introducirse en los impuestos a la energía ya a principios de 2019". El ministro ha indicado que además de aumentar la competitividad del gas natural debe promover el uso del biogas. Y no sólo en Finlandia: Tiilikainen ha hecho un llamado a la Unión Europea (UE) a que adopte metas climáticas más ambiciosas cuanto antes. Mientras más Estados miembros decidan eliminar el uso de carbón y más ambicioso sea el cronograma, agrega, será más fácil adoptar objetivos de reducción de emisiones más estrictos. En este sentido, Noruega también sirve como ejemplo: se ha adelantado tres años a la normativa de la UE que obliga a los fabricantes de coches a reducir las emisiones de CO2 de los vehículos hasta 95 gramos por kilómetro hasta 2020.

La propuesta de Tiilikainen de acelerar la descarbonización hasta 2025 fue rechazada por Finnish Energy (ET), ya que según la patronal energética finlandesa el proyecto no solamente es innecesario y costoso sino que además no lograría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Según Jukka Leskelä de ET, el cambio "erosiona la protección de la propiedad otorgada por la constitución, tendría un impacto impredecible en el mercado del combustible e infligiría costos considerables a los clientes o contribuyentes". Según Leskelä, el uso del carbón en la producción de energía disminuirá a un nivel casi insignificante durante la próxima década como consecuencia de las decisiones tomadas de forma independiente por las compañías de energía: "La prohibición (del uso de carbón) y el cronograma acelerado aumentarán los costos de producción de energía, limitarán las posibilidades de las compañías energéticas para invertir en nuevas tecnologías y socavarán su rentabilidad", explica Leskelä.

 

 

Fuente: ABC