Factor

La importancia de las redes marítimas malladas en la generación eólica competitiva

martes, 25 de septiembre de 2018 | Mitigación

La energía eólica marina es cada vez más importante para la generación de energía renovable en Europa. Según un informe de WindEurope, antes Asociación Europea de Energía Eólica, los parques eólicos marítimos generaron el 20% de la energía eólica de toda la Unión Europea, con un total de 3.154 MW de potencia nueva conectada a la red en 2017, el doble que en 2016. Para aprovechar todo el potencial de estos recursos, el proyecto financiado con fondos europeos se investigaron los beneficios de conectar los parques eólicos marítimos con las redes terrestres de varios países.

El director general de WindEurope, Giles Dickson declaró que una red eficiente en el mar del Norte desbloquearía un intercambio sin trabas de energía entre países, según se recoge en nota de prensa. También manifestó que traería energía de lugares con más recursos eólicos y añadió que las redes marítimas malladas no deberían ser un objetivo en sí mismas, sino un medio para la generación eólica competitiva en el mar del Norte.

Las líneas pueden cruzar países suspendidas o enterradas o instalarse como cables submarinos

El proyecto PROMOTION (PROMOTioN – Progress on Meshed HVDC Offshore Transmission Networks) se creó para desarrollar y poner en práctica tecnologías utilizadas en la distribución de energía eólica como por ejemplo alta tensión en corriente continua (ATCC). Este nodo de distribución está compuesto básicamente por una estación convertidora, una línea de distribución y otra estación convertidora al otro extremo. La electricidad puede transportarse en los dos sentidos. Las líneas pueden cruzar países suspendidas o enterradas o instalarse como cables submarinos. También es posible construir una instalación que combine una línea de cable y suspendida o submarina y subterránea.

Obstáculos a las redes marítimas malladas

Varios proyectos europeos han demostrado la rápida evolución de la tecnología ATCC. Los interconectores ATCC ofrecen una gran flexibilidad para los gestores de redes de distribución (GRD). No obstante, tal y como se indica el Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo (CORDIS), “la puesta en marcha de redes marítimas malladas ATCC se ve obstaculizada por el elevado coste de la tecnología de conversores, la falta de experiencia en materia de componentes de disipación de fallos y sistemas de protección, y la inmadurez de instrumentos económicos y normativas internacionales”.

Los GRD están construyendo interconectores punto a punto para aprovechar los beneficios que generan las diferencias de precio de cada mercado mayorista

En la nota de prensa de WindEurope se indica que los GRD están construyendo interconectores punto a punto (país a país) para aprovechar los beneficios que generan las diferencias de precio de cada mercado de mayoristas. “Esto permite a los parques eólicos conectarse a su interconector, lo que podría reducir los ingresos para los GRD y de esta forma disminuir los alicientes para adaptar la infraestructura existente”.

No obstante, tal y como señaló Dickson, el GRD tiene la misión de instalar la red en algunos países. La regulación a la que se someten los GRD permite “desarrollar la solución óptima tanto para los promotores de energía eólica como para los de la red. Esto se debe a que la posibilidad de llevar ‘proyectos híbridos’ a buen puerto es mucho mayor”. Los proyectos híbridos son los que generan electricidad para dos mercados distintos como Kriegers Flak, parte de un interconector de 400 MW entre Dinamarca y Alemania.

La combinación de nuevas tecnologías de ATCC en los sistemas ya instalados es un paso fundamental para la introducción de energías renovables a gran escala en la red, lo que genera a su vez enormes beneficios para el mercado energético.

 

 

Fuente: EFE