Factor

La inversión global en energías renovables vuelve a romper la barrera de los 300.000 millones de dólares

viernes, 18 de enero de 2019 | Mitigación

Quinto año consecutivo por encima de los 300.000 millones de dólares (M$). Todo un quinquenio de vigor inversor. Además, 2018 ha sido el primer año en el que el sector solar fotovoltaico (FV) supera los 100 gigavatios de nueva potencia instalada. O sea, que volvieron a equivocarse los agoreros que predijeron -una y otra vez a lo largo de todo el ejercicio- que la relajación del mercado FV chino impediría que el sector alcanzase esa cifra. Sí, la solar ha instalado este año, por primera vez en la historia, más de 100.000 megavatios de nueva potencia. El músculo financiero sigue bombeando capital al sector de las energías renovables. 

BNEF publicó su ya tradicional informe anual sobre la inversión global en energías renovables, un estudio que ha elaborado a partir de una base de datos con más de 100.000 referencias y que sostiene sobre el juicio de más de cien analistas repartidos por los cinco continentes. ¿Resultado principal de su investigación? El mundo invirtió en los doce meses de 2018 en energías renovables 332.100 millones de dólares (291.000 millones de euros), un ocho por ciento menos (-8%) que en 2017. El año pasado fue el quinto, consecutivo, en el que el mundo supera la barrera de los 300.000 millones de dólares. Ni siquiera la brutal caída de costes que ha experimentado el sector a lo largo de este quinquenio -cada vez es más barato instalar un megavatio eólico o fotovoltaico- ha evitado que la inversión vuelva a superar el listón de los 300 k.

La inversión en eólica ha subido tres puntos (+3%), hasta alcanzar los 128.600 millones de dólares, impulsada por el poderoso efecto tractor del segmento marino, que ha marcado en 2018 su segundo mejor registro inversor anual de la historia. También ha crecido la inversión en contadores inteligentes y en vehículo eléctrico. En la otra acera, la de los descensos, la inversión en solar fotovoltaica marca una caída brutal: -24%. A pesar de ello, el mundo invirtió el año pasado más capital en FV (130.800 millones de dólares) que en eólica (128.600 M$). El motivo de la caída es el susodicho: la caída de costes de instalación del kilovatio fotovoltaico de potencia, caída que sr estima ha sido a escala global y que ha alcanzado los doce puntos (-12%) en 2018. La consultora vincula ese descenso del volumen de inversión a la sobreproducción de módulos solares.

BNEF en todo caso también señala a China

Efectivamente, el otro gran motivo del descenso de la inversión en fotovoltaica en 2018 ha sido, según el estudio ayer presentado, el hundimiento del mercado chino, desencadenado por la Administración de aquel país, que, a mediados del ejercicio, relajó su política de ayudas al sector. Ello se ha traducido en una brutal caída de esa inversión en el gigante asiático: -53% (China invirtió en 2018 en solar fotovoltaica "solo" 40.400 millones de dólares). Según la jefa del departamento de Análisis Solar, Jenny Chase, "2018 ha sido ciertamente un año difícil para muchos fabricantes de módulos solares y promotores chinos. Sin embargo -añade Chase-, estimamos que la potencia solar FV instalada el año pasado ha crecido a escala global desde los 99 gigavatios registrados en 2017 hasta los aproximadamente 109 de 2018".

Y ha crecido la potencia instalada, según la consultora, porque otros países han recogido en 2018 el testigo chino, aprovechando la caída de costes y la feroz competitividad que se ha desencadenado en el sector. 

Mar adentro, la eólica ha firmado muy buenos números en 2018

Según el informe, el sector invirtió el año pasado en el mar 25.700 millones de dólares, un 14% más que en el año anterior. La consultora destaca en aguas europeas el parque eólico marino Moray Firth East, en el mar del Norte (950 megavatios; 3.300 millones de dólares), pero se hace este año especial referencia al bum marino de China, con trece parques en fase de instalación y una inversión global asociada de alrededor de 11.400 millones de dólares. El sector se está escorando hacia Asia, y si hace apenas un par de años estaba casi absolutamente centrado en Alemania y Reino Unido, naciones pioneras de la eólica marina, ahora China se está convirtiendo en el mayor mercado del mundo, a la par que Taiwán y la costa este de los Estados Unidos empiezan a despertar el interés de los promotores.

También ha crecido en 2018 (un dos por ciento) la inversión en el otro segmento de la eólica, el terrestre, que ha superado los 100.000 millones de dólares (100,8). 

Más allá de eólica y fotovoltaica... dientes de sierra. O sea, que unas suben y otras bajan. En algunos casos, mucho

La inversión en biomasa creció un 18% en 2018, hasta alcanzar los 6.300 millones de dólares, mientras que la registrada en biocombustibles experimentó una auténtica revolución: +47% (hasta alcanzar los 3.000 millones de dólares). La geotermia atrajo también más inversores que el año anterior: +10% (1.800 millones de dólares). Cayó un 50% la inversión en minihidráulica (1.700 millones). Y subió un 16% la inversión en energías marinas (hasta alcanzar los 180 millones de dólares, M$).

Las grandes corporaciones invirtieron en I+D (investigación y desarrollo) un 6% menos que en 2017 (la inversión se quedó en 20.900 millones de dólares). Simultáneamente, el gasto en ese ítem (I+D en renovables y tecnologías limpias) efectuado por los gobiernos subió un 4%, hasta alcanzar los 15.000 millones de dólares (los gobiernos pues gastaron un 25% menos que la iniciativa privada).

La geografía de la inversión

Por territorios, China vuelve a ser líder en inversión, con 100.000 M$ (un 32% menos que en 2017). En segundo lugar se sitúan los Estados Unidos, con 64.200 M$ (+12%). En la gran nación del norte del continente americano, la carrera por hacerse con los incentivos fiscales ofrecidos por la administración ha acelerado el mercado (estos incentivos desaparecerán en la próxima década). También ha habido un bum, tanto en los Estados Unidos como en la Unión Europea, relacionado con los contratos bilaterales de compraventa de electricidad (contratos de largo plazo suscritos por grandes corporaciones).

La inversión ha protagonizado un gran salto en Europa (+27%). Ese incremento, que ha situado el listón en los 74.500 millones de dólares de inversión, ha sido debido a las operaciones de financiación de cinco grandes proyectos eólicos marinos, todos los cuales rondan los mil millones de dólares. El informe destaca, por fin, el regreso del sector solar fotovoltaico a España, que ha sido propiciado por la reducción de costes brutal que ha experimentado la instalación FV, y el consistente vigor del sector eólico en Escandinavia, donde están siendo desarrollados grandes parques eólicos terrestres (tanto en Suecia, como en Noruega) que ofrecen electricidad a un precio muy competitivo a consumidores industriales.

 

 

Fuente: Energías-Renovables